Alfonso Ussía Pedro Sánchez Carmen Calvo
Alfonso Ussía, Pedro Sánchez y Carmen Calvo

No engañan a nadie

Llevamos ya varios días a vueltas con el famoso “relator” inventado por esas dos amebas que están al frente del Gobierno, Pedro Sánchez y Carmen Calvo. Esa traición, esa cesión al chantaje independentista no ha pasado desapercibida para nadie. Unos la encubren, la manipulan, intentan que pase desapercibida. Otros, como Alfonso Ussía a través de su habitual columna en “La Razón” hablan claro contra ello y contra ellos, llamando a las cosas por su nombre.

En un artículo titulado “La sombra del traidor”, Ussía relata de qué forma se nos intenta tomar el pelo y manipular a cuenta del “relator” con dos personajes dignos de exhaustivos estudios mentales: Pedro Sánchez y Carmen Calvo. De Pedro Sánchez, el traidor, no hay nada nuevo que decir que no sepamos todos excepto algo que destaca Ussía y que a todos nos sorprende: “Pero siempre lleva el traidor a un sicario inteligente que suaviza con la palabra sus traiciones. Y en el caso que nos conmueve, el traidor ha elegido para oscurecer su infamia a un zoquete“.

Es decir, en el caso que nos ocupa, se juntan dos personajes de chiste: un traidor y una zoquete. Una zoquete que, como bien dice Ussía, es “un desastre, un barullo, una enfadada con carácter permanente, una inteligencia de berberecho con acento de Cabra“. El malo, a pesar de su maldad, puede llegar a ser inteligente y, de no serlo, se rodea de personajes tan malos como él, pero al menos inteligentes.

El curioso caso de Pedro Sánchez y Carmen Calvo es que esto no es así. Siendo los dos malos, son tan zoquetes el uno como el otro. Con un nivel de inteligencia ínfimo, unas luces que brillan por su ausencia y de los que solo podemos destacar, además de su maldad, el descaro con el que actúan tratándonos a todos como si fuéramos tontos.

Enlace directo al artículo de Alfonso Ussía: “La sombra de un traidor”.

3 Comentarios

  1. ¡Y esta pobre imbécil, feminista radical, es profesora titular de derecho constitucional de universidad pública española, suponiendo que no sea ya catedrática!
    Ahora entiendo “el nivel” de las universidades públicas españolas, donde una buena parte de los catedráticos y profesores titulares han conseguido entrar con el carnet del partido en la boca…

Comments are closed.