Marido indepe de la indepe Susanna Griso
Carles Torras y Susanna Griso

Se le ha ido la olla

A Carles Torras, el marido indepe de la indepe, Susanna Griso, ya se le ha ido la pinza por completo tras la manifestación de esta mañana en la Plaza de Colón. Esa demostración de fuera que hemos hecho todos los españoles advirtiendo a los golpistas catalanes y a su cómplice, Pedro Sánchez, de que no vamos a permitir que rompa España, le está haciendo pupa y está a punto de provocarle una úlcera.

El separata afincado, parece ser que para su desgracia, en Madrid, se ha vuelto completamente loco tras ver que los españoles no estamos dispuestos a que gente como él destroce nuestra nación. Hay veces que no es necesario ver la cara de nadie para que uno se de cuenta en qué estado de nervios escribe sus tuits, ese es el caso de Torras. Esta mañana estaba completamente histérico y estaba a punto de que le diera algo. No caerá esa breva.

Ha insultado, ha despotricado. Se ha vuelto loco. Y no creo que eso le convenga demasiado a su esposa, que gana un buen dinero por tener audiencia, no solo del separatismo, también de los cientos de miles de personas que se han manifestado hoy. Pero parece que a Torras todo eso le da igual. Parece que Torras no es más que un forofo. Un descerebrado y un tonto de baba que se cree que todo el monte es orégano y que todas las sandeces que dice no le van a pasar a factura, a él y a su esposa.


Torras no se da cuenta que con todo lo que dice y hace, lo único que consigue es demostrarnos que no es más que un pobre memo. Un memo que está poniendo en serios aprietos a su famosa esposa que, aunque también es separatista, por lo menos es un poco más discreta y menos lerda que él.