Adolfo Suárez anécdota Carrillo
Adolfo Suárez Illana y su padre, Adolfo Suárez

La anécdota se podría calificar de terrible para el que la sufrió

En uno de los programas de “Espejo Público”, Susanna Griso entrevistaba a Adolfo Suárez Illana, hijo del ya fallecido presidente, Adolfo Suárez. En esa anécdota relata cómo, al no poder su padre atender una visita de Santiago Carrillo a la hora pactada puesto que iba a llegar con retraso, le pide a su ayudante, el militar Joaquín de Ariza y Arellano, que atienda a Santiago Carrillo en lo que él vuelve de atender otros asuntos.

A Joaquín de Ariza le toca el desagradable trabajo de atender a un personaje como Carrillo durante dos horas de paseo por los jardines de La Moncloa. Una vez vuelve Suárez, atiende a Carrillo y este finalmente se va, el militar le muestra al presidente Suárez y a su familia una fotografía de carnet en la que aparece un hombre con un tiro en la sien y con un hilo de sangre por su cara. Ese hombre era el padre de Joaquín de Ariza y Arellano que había sido fusilado por Antonio Carrillo en la Almudena.

Suárez Illana relata este hecho para demostrar cuál había sido el sentido de lo que representó la Transición en España, el olvidar el pasado y tratar de perdonar lo sucedido. Algo que las generaciones de políticos que tenemos ahora tratan de ningunear, de menospreciar y de revertir, empezando por el traidor PSOE y por el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

Santiago Carrillo fue un asesino y tiene muchas muertes a sus espaldas, empezando por el genocidio de Paracuellos que se cometió a sus órdenes. Hoy se pretende mover a Franco de su tumba, se quitan nombres de calles mientras por otro lado hay calles con el nombre de Santiago Carrillo y La Pasionaria. Dos personajes que no merecen calle alguna, lo único que habrían merecido en vida es estar en la cárcel y ahora, ya muertos, en el infierno.

Demasiada paciencia se ha tenido a lo largo de la historia con la lacra comunista que ha representado un personaje como Santiago Carrillo. Demasiada paciencia y demasiada mentira para tratar de blanquear a ese gran sinvergüenza.