ñigo Errejón chicos Frente Obrero sois unos traidores
Íñigo Errejón en un momento del "escrache"

Al final todos están viendo el plumero a los podemitas y a los que ya no lo son

De poco le ha servido a Íñigo Errejón su salida de Podemos y su incorporación al proyecto de Carmena, Más Madrid. A la salida de un acto en el barrio de Hortaleza le esperaban unos chicos, miembros del grupo de extrema izquierda Frente Obrero, quienes le cantaron a Íñigo Errejón las verdades del barquero.

Desde traidor hasta garrapata, pasando por otras afirmaciones en el que tanto Errejón como sus ex.compañeros podemitas no quedaban en demasiado buen lugar. Y todo ello con unas afirmaciones lógicas para alguien que alguna vez creyó en Podemos, aunque nosotros estemos en las antípodas de su ideología.

Errejón intentaba defenderse de las acusaciones poniéndose a su altura y tratando de calmar los ánimos con expresiones como “compa” cuando preguntó a uno de los jóvenes “¿y vosotros que proponéis, compa?” La discusión iba subiendo de tono y alguno de los acompañantes de Errejón intentaba defender al ex-podemita sin ningún éxito.

Errejón tuvo que escuchar, además, frases como “yo lo que digo es que sois unos oportunistas y que los obreros votan a Vox por algo”, “os lucráis de la miseria de los trabajadores”, “sólo os importa lo vuestro” o “sois unas garrapatas. Al final, y ante el acaloramiento en el que estaba entrando la discusión, el antiguo muy mejor amigo de Pablo Iglesias tuvo que salir por piernas para evitar problemas mayores.

Dice el refrán que quien siembra vientos recoge tempestades. Eso es exactamente lo que le está pasando a Podemos en los últimos tiempos. Los “escraches”, como el sufrido por Íñigo errejón, antes eran aplaudidos y fomentados por los podemitas porque no les tocaba a ellos. Ahora son ellos los que son casta, cuánto tiempo sin que utilicen esa palabra, y están bien colocados en sus mansiones de Galapagar y con el trasero bien caliente en altos puestos de la administración pública.

Han conseguido lo que querían y a ahora a “otra cosa, mariposa”. Y esos, los que confundidos o no creyeron en ellos, se han sentido defraudados y engañados. Algo que a muchos, entre los que nos incluímos, no nos sucederá nunca porque nos han parecido unos cuentistas y unos mentirosos desde el minuto cero.