Joaquim Torra

A don Joaquim Torra (actual Presidente de la Generalidad de Cataluña) con el debido respeto, el mismo que él conmigo no ha tenido al tildarme de bestia carroñera, víbora, hiena con con una tara en el ADN, por el simple hecho de hablar en español (La llengua i les Besties). No estaría de más, diera un repaso a “La hoguera de las vanidades”. Me reafirma en que la creación de los diversos idiomas es un arma concebida para separar y no para comunicarse, como algunos intentan hacernos creer.

 

Te incrustaron rencor desde pequeño,

tanto odio te inyectaron en tus venas

que hoy te impiden romper ya esas cadenas

truncadas por el tiempo en un mal sueño.

 

Que el viento cuando sopla persistente

no hay quien pare y a veces te avasalla,

ni impide que traspase una muralla,

que oídos hace sordos a la gente.

 

Las ideas que un día te inculcaron,

esa etapa inocente de la infancia,

debieron de evitar esa arrogancia,

contando eras mejor. Se equivocaron.

 

Aquellos que en la fobia hicieron fuerte

culpables han de ser del estropicio,

lograron conducirte al precipicio

así fuera dijeran de quererte.

 

Pues nadie eres, Quim Torra, no eres nada,

que el mal, el que hoy tú sufres o padeces

no se cura ni a base de sandeces,

para el cáncer no existe una pomada.

 

Y es que, amigo, la muerte nos iguala,

que allí acaban banderas y naciones,

metidos nuestros cuerpos en cajones

solo esperan la tierra de la pala.

 

Por si acaso te sirve de consuelo,

en tu nicho serás cuando te mueras

otra más entre tantas calaveras

y unas hojas podridas por el suelo.

 

Más te hubiera valido ser amable

con los otros, distintos, diferentes,

intentando halagar con tus presentes

tapándole a tu boca antes que ella hable.

 

Mal hijo, pretendiste irte de casa,

traicionaste a tus padres, pobre Torra.

Tu madre, libre Dios, no fue una zorra

mas debió aderezar a tu argamasa.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL