Un nuevo Brasil

El 28 de octubre de 2018 se celebraba en Brasil la segunda vuelta de las elecciones dejando a Jair Bolsonaro como futuro presidente del país y así se hizo en su toma de posesión el 1 de enero de 2019.

Me gustaría recalcar una cuestión sobre las elecciones y es que desde los 16 ya se puede votar en este país latinoamericano, pero además la población entre 18 y 70 años está obligada a hacerlo.

Algunos de los lectores poco o nada saben sobre este individuo, aun siendo uno de los presidentes más problemáticos de los últimos tiempos, pues bien, decir sobre el señor Bolsonaro que es un ex militar en la reserva, que empezó en la política en los años 80 para poder defender los derechos de los militares, conservador y ultraderechista y uno de los políticos con mas seguidores en redes sociales y bastante popular entre los más jóvenes, pertenece al Partido Social Liberal.

Durante su campaña electoral hizo ciertas promesas algo controvertidas, las cuales llevaría a delante si salía elegido, cinco de esas polémicas medidas son las siguientes: reforma del estatuto del desarme, lo que hace es limitar el acceso a las armas a los civiles, según el nuevo presidente si un individuo dispara a otro que entra en su casa o lo hace para defender su vida o el patrimonio propio no se le puede castigar por ello.

Otra de las medidas es algo más propio del agente 007 ya que sería la licencia para matar y estaría en referencia a no perseguir legalmente a los policías que matan a alguien durante una confrontación.

Sabemos que Venezuela es, políticamente hablando, lo contrario a Brasil, y aquí es cuando viene la tercera de estas promesas, ya que Bolsonaro no quiere un país de fronteras abiertas y pretende echar abajo la actual ley de inmigración, propone hacer campos de refugiados para los venezolanos.

La cuarta de las propuestas ya la había dejado caer en el 2013 y ahora durante la campaña y en varios debates televisivos la sacó a relucir y es la castración química para los violadores.

La quinta y última es combatir el adoctrinamiento y la sexualidad precoz en las escuelas, sinceramente no la veo mala esta medida, pero quizás la manera de hacerlo no sea la mas correcta ya que pretende implantar dos asignaturas que se impartían durante la dictadura.

Estas medidas quizás no sean de las peores que se le puede achacar al nuevo presidente de Brasil, su carácter o frases que lo llevaron a la “fama” son mas controvertidas. Al principio los apoyos a Bolsonaro eran mínimos, pero durante el proceso de censura de Dilma Rousseff se hizo ver como la esperanza que necesitaba el pueblo. También Brasil sigue teniendo ese componente conservador y de eso se aprovechó el ejecutivo del nuevo presidente.

Y ahora me pregunto una cuestión: ¿Cómo puede ser que un hombre con esos ideales sea capaz de llegar a la presidencia de un país como Brasil en el que no gobernaba la derecha desde 1992? Para mi la respuesta es simple y es que la gente está cansada de tanta mentira y corrupción, quieren normas fuertes y necesitan la esperanza que hasta ahora los partidos de izquierda no daban.

Fue muy grande la desilusión con Dilma Rousseff y ahora ponen sus vidas en manos de la extrema derecha durante cuatro años.

Solo me queda desearle mucha suerte al pueblo brasileño y que no se arrepientan de su decisión.