Indemnización 1000 euros denuncias falsas ex-mujer
Fuente: Pixabay

Parece que sale muy barato denunciar en falso

La noticia es una de esas noticias que podría ser considerada como surrealista en cualquier sitio, pero en España, con la vergonzosa Ley de Violencia de Género que padecen muchos hombres, se ha convertido en más normal de la cuenta. Es más, no sorprende a nadie.

Una mujer de Gijón ha presentado seis denuncias falsas contra su ex-marido. Alguna de ellas aderezadas con el altavoz de algún medio de comunicación y con el agravante que por alguna de esas denuncias su ex-marido fue condenado a 50 días de trabajos para la comunidad, a no acercarse a la que era su esposa a menos de 50 metros o a no mantener comunicación con ella durante 16 meses.

Ella se ha inventado de todo: llamadas telefónicas amenazándola, mensajes amenazadores en el buzón de su casa. Ella cobraba, además, como víctima de violencia de género e iba por la vida dando lecciones de su historia, inventada, pero historia al fin y al cabo.

Ahora, y tras comprobarse la falsedad de sus denuncias, es ella la que ha sido condenada y el juez ha estimado que recibir 6 denuncias falsas de tu ex-mujer tiene un precio muy pequeño: tan solo una indemnización de mil euros.

Esta es la cruel realidad de lo que esta Ley de Violencia de Género representa para el hombre, acabar con su presunción de inocencia y que, de ganar el hombre el pleito, tenga derecho a indemnizaciones ridículas. Nadie dice con esto que no haya mujeres maltratadas, pero también hay hombres maltratados, niños maltratados y ancianos maltratados. Las denuncias falsas que muchos hombres reciben se realizan por dos motivos, y los dos son demasiado penosos. El primero es por odio, simple odio, ya sabemos que aquello de que del amor al odio solo hay un paso, es una verdad casi absoluta.

Y el segundo, y casi más triste que el primero, es por dinero. Las mujeres, asociaciones feministas, psicólogos y abogados, reciben cuantiosas subvenciones del estado en situaciones de supuesto maltrato. Este es otro de los grandes problemas que tiene la Ley de Violencia de Género, el dinero que muchos ganan gracias al maltrato. Lo de la supuesta solidaridad, empatía y protección a la mujer no son más que cuentos chinos para justificar un negocio redondo para muchos.

3 Comentarios

  1. Me encantaría poder enviar este artículos a varios amigos, víctimas de la violencia de género, pero como ustedes no ponen un casillero que facilite los envíos, es imposible…
    Sí, ya se que se puede copiar el link y enviarlo, o algo así,pero no se hacerlo. (Y creo que muchas personas que pasamos del medio siglo, tampoco).
    La instalación vale muy pco dinero, y creo ganarían muchos lectores… Yo lo tengo instalado en mi Web, y me costó poco.
    Gracias por su gran labor, ánimo y cordiales saludos.
    Como dice el Evangelio: ¡solo la Verdad nos hará libres!

    • Hola Ramiro. En la parte superior, justo debajo del título, tiene los símbolos de varias redes sociales para que lo pueda compartir, si lo lee desde un móvil también aparece el de Whats App. De todas formas, si pincha en los tres puntos que tendrá en la parte superior derecha del móvil , si lo está leyendo con un navegador de Google Chrome, verá que uno de los menús pone “compartir”. Desde ahí lo podrá compartir en cualquiera de las aplicaciones que tenga descargadas en su móvil, incluido el correo electrónico. Espero que esto le sirva de ayuda. Muchas gracias por leernos.

      • Gracias.
        Yo soy un antiguo.
        Lo leo en el ordenador.
        Es más mi móvil, que le quite a un hombre que vivía en una cueva (es broma), ni siquiera tiene wassap…
        Si mira usted mi web, NAVEGANDO CONTRACORRIENTE verá que hay un casillero, que debe de andar por la red, y cuya instalación me costó muy poco dinero, pues lo hizo un informático amigo.
        ¡Y facilita mucho el envío de noticias!
        De cualquier forma, muchas gracias por sus aclaraciones e interés.
        ES UN HONOR PODER LEERLES, PUES HASTA HACE POCO, DESCONOCÍA SU EXISTENCIA.

Comments are closed.