Resentimiento y rencor

El Parlamento de Andalucía y el gobierno de la Junta de Andalucía ha cambiado de la rancia izquierda: socialista y comunista -izquierda unida y adelante-, a la derecha en todo su espectro: centro izquierdo, centro derecha y derecha. Por fin se han ido los socialistos que han ninguneado el dinero de los andaluces durante cuarenta años, igual tiempo que el franquismo.

Esperemos que no vuelvan más, es un partido andaluz resentido, sólo había que mirar las caras de los diputados y cuando la cámara enfocaba de la Susana y lo Jiménez uno al lado y el otro detrás, expresaban cabreo con gestaciones de manos, de cabeza, de cara y hablando entre ellos; y además por el debate con Díaz que la ha dejado por los suelos retorciéndose en sus entrañas por la pérdida de poder, por culpa de lo que ella llama extrema derecha.

Después está el rencor de la pobre hipoglucemia de adelante Teresa, que ha sufrido esta bajada de azúcar por su rencor y alteración verbal y sicológica; además de su falta de sueño y mala alimentación, causas de la crisis de salud según la medicina. He oído en sus palabras sólo odio al nuevo gobierno de Andalucía tiene que serenarse.

Enfrente a un candidato, sereno, moderado, de diálogo extendiendo la mano reiteradamente a todos los grupos del Parlamento andaluz, de gobierno para todos los andaluces, de limpieza del ningüneo del dinero por los socialistas omnipresentes en la administración andaluzas y organizaciones paralelas.

El fin del robo y del subdesarrollo en Andalucía. Y sobre todo hundimiento de la soberbia y triunfo de la humildad. Una única oportunidad.