delincuencia

La delincuencia es más que un vicio, no hay nada más que volver la vista atrás y veremos cómo cada día que pasa se va acentuando cada vez más, en incluso vemos que la delincuencia es por momentos más joven. La juventud está extraviada y si se me apura son menores de edad los abusadores donde se puede ver violaciones de todo tipo. La juventud ha perdido el norte. Lo vemos en el día a día por las calles, donde niños de 12 a 16 años andan haciendo correrías a lo ancho de las calles. Los padres por un lado han perdido la confianza en sus hijos, los hijos les han perdido la vergüenza a sus padres y no sé qué pensar en los profesores, ¿qué fue de aquellos custodios profesores que con una falta solo en el colegio o instituto les hacían saber a sus padres los novillos de sus hijos. ¿Se ha perdido la empatía del alumno y el maestro?, creo que sí. ¿O es difícil mantener la disciplina y el buen comportamiento del alumnado?

Preguntándole a un profesor de la ESO, Si lo jóvenes les llevaban los trabajos encargados para el día siguiente me decía: hay una gran parte que no. ya no sirve la pedagogía. Bien es verdad que hay muchos jóvenes que sus comportamientos son los ideales, pero hay un sustento de alumnos que no cumplen los deberes, así se han relegado poco a poco los derechos de los profesores, ya que de lo contrario tendremos las consabidas confrontaciones  entre unos y otros y si se me apura, como dice el célebre Juez de menores Granadino don Emilio Calatayud que cometa: “La vuelta al cole es cara, pero más caros son los móviles” “ los padres se quejan de los precios de los libros de texto y sin complejos les compran sin miramientos un Smartphome a sus hijo”. También dice que “los padres deben conocer la justicia y sus hijos su justicia”. Con estas dos frases he querido sacarle jugo en cuanto a esos derechos y obligaciones que ben ir unidos, sin embargo los padres les regalan estos aparatos a sus hijos, muchos de ellos, para acallarlos, no deseo enfrentar palabras dichas por este magistral juez de menores, aunque todos nosotros podemos ver la valenntía que tiene en cuanto le hacen preguntas y el,  con palabras descifrables nos dice la verdad de este asunto.

¿Qué pasa en España con tanta delincuencia? La falta de moral y –digámosle así—la dejadez absoluta en sus hijos o lo que me  dijo aquél  profesor de la ESO. Estamos atrapados cuando a alumnos de nuestros centros educativos les llamamos para cotejar algunas de las tareas, debo decirte  que a mí personalmente me turba la mirada enfrentada del alumno. Algo habrá que cambiar en el sistema educativo en donde nunca se ha visto en los compromisos  políticos cuando son las elecciones ningún apartado sobre el particular. Y hablando de la delincuencia en España hace dos días una niña de 12 años  fue violada en un parque público en Madrid en el barrio de Vallecas por dos menores.  Y esto cada día que pasa lo vemos con más frecuencia. Yo me pregunto ¿en dónde está el fallo? ¿en la dejadez de nuestros políticos?, ¿son demasiados bondadosos los castigos judiciales? ¿O, son también los padres y profesores a los que se le ha ido de las manos el humanísimo hacía los jóvenes? De seguir así con tanta delincuencia, veremos cosas peores.  Esto lo dijo hace muchísimos años un maestro mexicano “No voy a seguir dando clase hasta que se callen”. Sin comentarios.