Pobres ‘hombres’

El Tribunal Supremo acaba de poner la guinda a la burrada que supone hacer una ley que consagra una discriminación. Si el logro es la igualdad de derechos y deberes independientemente del sexo, religión, raza, etc., legislar que según el sexo del que lo hace, un acto es mejor o es peor, es una aberración como mínimo democrática, los propios Magistrados del Supremo alertan de que “hay que medir con detalle lo que se incluye” en las leyes, en un mensaje claro a los legisladores que son los que la liaron aprobando semejante injusta Ley.

Cuando la consecuencia de una legislación es que el Supremo castigue distintos por lo mismo a una mujer por ser mujer y a un hombre por ser hombre, pobres hombres, hemos llegado al absurdo.

No entiendo nada. ¿Qué más pruebas hacen falta para entender que las leyes de violencia de género son leyes injustas? ¿Alguien me lo explica?

 

@jmfrancas

Canal de YouTube del Autor