Ramón Espinar Deliveroo
Vídeo de Ramón Espinar

Este tipo no se corta ni un pelo

Da igual que toda la vida haya vivido de papá black. No le importa que se le haya pillado en cientos de renuncios: la Coca Cola, el piso de protección oficial, las mariscadas…Ramón Espinar no tiene ningún problema para seguir ejerciendo de populista, de demagogo y de “aprovechategui”. Le va el sueldazo en ello y no está dispuesto a renunciar a él.

El pijomunista ha publicado un vídeo en su cuenta de Twitter para felicitar el Año Nuevo, poniendo él mismo la voz en off, para dar una vuelta más de turca a su habitual ejercicio de demagogia y de populismo barato. Nos presenta a una familia con dificultades económicas que de pronto recibe una sorpresa navideña en forma de regalo de comida para cenar esa noche.

Pero el gran problema de ese vídeo no es el del populismo y la demagogia, no. El gran problema es que con ese vídeo, Espinar, vuelve a meter la pata una vez más. El repartidor que lleva la cena de Nochevieja a esa familia es un repartidor de la empresa Deliveroo. Adivinen lo que dijo Espinar de esta empresa el pasado mes de julio: “Empresas como Deliveroo o Glovo precarizan la vida y vulneran derechos. Este nuevo gobierno debe tomar medidas para avanzar hacia un modelo que garantice los derechos de la gente. Una ? espontánea en las calles de Barcelona cuenta la historia de Isaac?

Ramón Espinar no necesita que nadie le propine zascas con las tonterías que dice. Ya lo hace él mismo a diario y sin ayuda de nadie. No puede ser más metepatas este pijomunista.