Lucía Etxebarría entrevista
Lucía Etxebarría

Más tonta no puede ser

La escritora, Lucía Etxebarría, no se ha distinguido nunca ni por escribir bien, ni por tener la cabeza bien amueblada, ni por ser una persona demasiado equilibrada, pero en los últimos tiempos la moza ha perdido el norte por completo.

Su última ocurrencia es hablarnos de lo que sufre su hija de 15 años y el miedo que tiene a ir sola al instituto por las “callejuelas oscuras de Madrid Latina” a las 7:30 de la mañana para llegar al instituto a las ocho.


Este tuit, que en principio pretende engrandecer la figura de su hija -la única del mundo que tiene que entrar al instituto a las 8 de la mañana-, lo único que consigue es dejar en evidencia su labor como madre. Diciendo esto, y reconociendo que pasan miedo porque su hija vaya sola a esas horas por las calles, lo único que nos demuestra es que Lucía Etxeberría es una vaga indecente que es incapaz de mover el culo para proteger a su hija aunque las dos pasen ese miedo del que habla por ir sola a esas horas por la calle.

Como a esta desequilibrada se lo ha dicho mucha gente, ahora pretende justificarse y buscar excusas absurdas. La primera es su intención de no sobreproteger a su hija. La segunda, muy habitual entre estas feministas taradas, es decir que todos los hombres son violadores en potencia y lo que deberían es aprender a no violar.


Pero lo mejor de todo es que bastantes horas antes de haber escrito este tuit, esta madre ejemplar había dicho que iba a zanjar el asunto. Como se ve, tan consecuente con sus actos como con sus palabras.


Lo que de verdad avergüenza a un adolescente no es que su madre la acompañe al instituto si ambas tienen miedo. Lo que avergonzaría a un adolescente, a un veinteañero y a un anciano, es tener una madre como Lucía Etxebarría.