Alaska en La Bola de Cristal

Esto ya es alucinante

Está claro que una de las bases fundamentales del podemismo debe ser darte lecciones de todo. De lo que creen saber, de lo que dicen que saben e incluso de épocas que ellos casi ni vivieron a los que sí las vivimos. Y todo con un afán aleccionador, del niñato que pretende explicar al anciano lo que es la vida.

En el día de hoy ha fallecido la creadora del mítico programa “La Bola de Cristal”, Lolo Rico. Y nadie puede saber mejor lo que ese programa representó para todos más que los que lo vivimos en vivo y en directo. Ningún niñato imberbe podemita nos podrá contar a la generación que vivimos los años 80 en España lo que esa época representó para todos nosotros.

La música, el cine, la noche, la televisión, el respeto por todos y hacia todos. Ya fuera blanco, negro o amarillo. Comunista, facha, conservador o medio pensionista. Ya les hubiera gustado a estos niñatos haber crecido en esa época de descubrimiento de mil cosas y de asombro y sorpresa. Ya les gustaría a ellos saber respetar como se respetaba entonces y ser tan tolerantes como eramos los que crecimos en aquella época.

El programa La Bola de Cristal fue un auténtico bombazo para todos nosotros. La sorpresa, la música, la Bruja Avería, tantas cosas que, a pesar de que ahora se pueda ver mil veces en vídeo, nadie que no viviera aquel momento en primera persona y con las circunstancias que nos rodeaban, será capaz de imaginar nunca lo que representaron para los que las vivimos. Hoy me he encontrado con un tuit de Íñigo Errejón en el que hablaba de La Bola de Cristal. Errejón, nacido en 1983, nos quería hablar de un programa que se emitió de 1984 a 1988. Nos quería dar lecciones sobre lo que unos vivimos mientras él todavía llevaba pañales.

Una vez más, y van miles, seguimos con las lecciones de esta gente, o su intento de aleccionarnos. Su puñetera manía de contarnos lo que representaron hechos que no vivieron, circunstancias por las que no pasaron, ni pasarán. Porque para eso, para saber lo que representaron muchas cosas en la España de los años 80, habría que haber nacido antes y no después.

Pamplinas, soplagaitas, vendemotos y cuentistas, eso es lo que son. Pretenden decirle a un panadero como se hace el pan o a un bombero cuál es la mejor forma de apagar un incendio. Porque ellos saben más, porque ellos lo valen o al menos eso es lo que ellos se creen.