privilegios y derechos

La irrupción del partido VOX en el parlamento andaluz, porque así lo han querido los andaluces, ha dado lugar a que se abra el debate sobre la Ley de Violencia de género, debate que estuvo vetado hasta entonces. Crear la más mínima duda sobre la ilegalidad e inconstitucionalidad de la citada ley, daba lugar a que se tachara de machista, homófobo, xenófobo y otros adjetivos que están permanentemente en la boca de los defensores de la misma. El slogan más escuchado en las recientes manifestaciones en contra de la voluntad popular de los grupos de izquierda, aunque más bien definiría como grupos subvencionados, ha sido “Ni un paso atrás en igualdad y en nuestros derechos”.

Llevamos muchos años en que muchos colectivos con el apoyo de los que gobiernan tratan de equiparar privilegios a derechos. Desgraciadamente la gran mayoría de los que defienden esta equiparación, tienen una característica común, todos cobran de lo público. Ninguno de estos defensores le da por pensar que para que ellos trabajen una hora menos en lo público, alguien en lo privado la tiene que trabajar de más o que cada vez que piden un aumento de sueldo conllevará una disminución en los ingresos de alguien en la empresa privada. Cualquier otra mejora de estos defensores, pasa por más trabajo y menos sueldo en el sector privado “Todo derecho ciudadano que conlleve obligaciones para terceros deja de ser un derecho para convertirse en una imposición o privilegio” No creo que haga falta recordar en que regímenes políticos se dan este tipo de imposiciones. Nadie se pregunta ni es motivo en los medios de comunicación, cada vez que se suben los impuestos, el daño que se hace a colectivos que ya malviven y trabajan muchísimas horas todos los días, además de la pérdida de derechos que les conlleva para que otros tengas más “derechos”.

Si hay una ley que vulnera la igualdad es precisamente la ley de violencia de género, inconstitucional desde la primera letra hasta el punto final al vulnerar el articulo numero catorce sobre derechos fundamentales, en el que se dice claramente que no se discriminará por cuestión de sexo. Una ley que elimina la presunción de inocencia de un hombre ante la simple acusación sin pruebas de una mujer, un derecho que es fundamental en todas las cartas de Derechos Humanos aprobadas en todo tiempo y en todo el mundo. Debo de recordar que, en nuestro ordenamiento jurídico, existen los conceptos de atenuantes y agravantes que ayuda a hacer aún más justas nuestras leyes. Nadie, ni siquiera en VOX ha hablado de quitar derechos a las mujeres. Pero, lo que este colectivo denomina derechos, no pueden ir en paralelo a la criminalización de los hombres y solo por serlo. Antes de que en España existiera el lobby feminista, infinidad de organismos de la OCDE de reconocido prestigio colocaban a España como uno de los mejores países del mundo para ser mujer. Cuesta entender que un hombre como es el juez Francisco Serrano, hoy portavoz de VOX porque así lo han querido los andaluces, este estigmatizado por las izquierdas y sus colectivos feministas. Si no fuera por lo ingratos que son los pertenecientes a esas ideologías, este juez hoy, es posible que fuera el icono de la defensa de las mujeres. Ha hecho por ellas mucho más que Clara de Campoamor, que se limitó a presentar una ley en las cortes y al no prosperar se exilió de España. Por cierto, ley que también votaron en contra las otras dos únicas mujeres de la cámara junto con la mencionada y que por supuesto, eran de partidos de izquierda.

En definitiva; seamos más justos, más honestos y menos egoístas. Es cierto que las mujeres han sufrido abusos e injusticias quizás en mayor medida que los hombres, pero la solución es seguro que no pasa por criminalizar a la totalidad de un colectivo que con sus luces y sus sombras y en una extraordinaria mayoría, ha dejado patente a lo largo de la historia el amor, el respeto y la defensa de las mujeres y que tampoco pasa, aún menos, por poner en paralelo criminalizar con privilegiar.

También te puede interesar...

Artículo anteriorEl talante de Susana Díaz
Artículo siguientePedro Sánchez nos demuestra, una vez más, que en España gobierna un miserable
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.