defensa de la sociedad

Si la justicia emana del pueblo como la consagra el artículo 117 de nuestra ley fundamental del 78 (Nuestra Constitución), en su artículo 117.1. ¿Puede hablarse de Independencia de la Justicia, cuando a los miembros del C.G.P.J. y a su presidente que es a su vez presidente del T.S. y también a los miembros del T.C. los nombra el Poder Político por consenso? Evidentemente, no. Estamos en un Estado de Derecho, también lo era en la Dictadura Franquista, allí, donde hay, un ordenamiento jurídico, existe un Estado de Derecho, sea dictadura, monarquía o república.

Pero, ¿tiene que ver algo lo que expreso en líneas anteriores con el título de este escrito?, “En defensa de la sociedad”. La respuesta es obvia, la justicia debe ser un pilar de la democracia, pero esta tiene que ser independiente. Como se ha dicho “voluntas summi imperantis” se trata de que los gobiernos, en que se busque la noción de Justicia para acatarla, y las necesidades del pueblo para satisfacerlas, en las que la ley civil sea en verdad “ordinatio rationis ad bonnum commune”, la ley es una ordenación racional tendente al bien.

Si la justicia, como hemos dicho, es un pilar de la democracia, y esta, no la hay, podemos concluir que el súbdito, que no ciudadano está indefenso. Hágase cumplir la ley, que se cumpla el artículo 24.2, (de la tutela judicial efectiva) de Nuestra Constitución, del maldito consenso, porque de lo contrario sería la quiebra del Estado de Derecho.

Si este digno diario, permite mi colaboración, estos y otros conceptos, los iremos desgranando, en sucesivos artículos, en pro de la libertad de expresión y la libertad, que, por otra parte, no ha sido conquistada sino otorgada, en virtud del consenso de la oligarquía política, y todos sabemos que el consenso, va contra la libertad de pensamiento.

 

Nasama Ali Ahmed