Vergonzoso discurso Cabalgata Baltasar
Discurso del Rey Baltasar en Andoain

Hay que ser miserable y malnacido

Lo sucedido durante el discurso del Rey Baltasar en la Cabalgata de Reyes de Andoain es una de las cosas más miserables que hemos podido escuchar en los últimos años. El elegido, un inmigrante por el acento que tenía, no puede ser más miserable y malnacido.

Después de pronunciar unas palabras normales, recordando a los niños todo lo que tenía que hacer en esa noche y la ilusión que tenían que tener por los regalos que iban a recibir en la visita de los Reyes, acabó su discurso de la peor forma que lo podía hacer. No se le ocurre al sujeto otra cosa que finalizar ese discurso diciendo: “que sepas que los padres son los Reyes”.

No hay mayor ilusión para un niño, y para unos padres, que la noche de Reyes. Si es ilusionante para un niño, lo es también para esos padres que han tenido la misma ilusión cuando eran pequeños y que ahora la ven reflejada en sus hijos. Todos recordamos el día que nos enteramos de la verdad de esta historia y la desilusión que esa verdad representa.

Que un payaso, que un impresentable como ese haya dicho eso al acabar su discurso quiere decir que en Andoain se ha elegido como Rey Baltasar a un auténtico sinvergüenza y a un miserable que se pasa por el arco del triunfo la ilusión de los niños y unas costumbres muy españolas.

Para otra vez deberían elegir a alguien que, aunque tuvieran que pintarle la cara con betún, supiera de verdad lo que esta noche representa para un niño y no a un desgraciado.