PSOE ideología de género elecciones andaluzas
Pedro Sánchez y Susana Díaz

El PSOE, el partido más rastrero de la historia de España

Si hay algo que forma parte de la historia del PSOE es el no saber perder en unas elecciones limpias. Lo han demostrado siempre, el propio fundador de ese vergonzoso partido, Pablo Iglesias, amenazó en su momento incluso con el “atentado personal” a Antonio Maura, advirtiéndole que combatirían sus ideas “dentro o fuera de la legalidad”.

Pablo Iglesias, fundador del PSOE

Como en estos tiempos una amenaza de ese tipo sería demasiado descarada, incluso para ellos, tienen que justificar su mal perder y sus históricas malas formas de otra forma. ¿Y qué mejor forma que hacerlo a cuenta de la ideología de género? Ahí tienen el cultivo bien abonado de millones de euros, hay demasiada gente viviendo muy bien a costa del sufrimiento de los demás y mucha más gente, todavía, con un cerebro tan plano que se creerían todo lo que estos sinvergüenzas les dijeran acerca de ese tema, aunque este más que probado que es completamente falso.

Parece que los socialistas se han tomado Andalucía como un cortijo propio y no van a dejar el poder sin armar el taco y revolucionando las calles, se quitan las caretas de demócratas y vuelven a sus viejos tiempos de golpistas y conspiradores. La todavía presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha escrito una carta dirigida a los andaluces que empieza de la siguiente forma:

Todos y todas debemos implicarnos al máximo en combatir a la derecha que ha blanqueado y dado protagonismo en las instituciones al franquismo político. La mayoría de progreso que hay en esta comunidad autónoma ha de estar movilizada contra la extrema derecha

Es más, para facilitar esa movilización en las calles, van a fletar autobuses desde sus corporaciones locales para que los interesados en acudir a unas protestas que se producirán el próximo lunes lo puedan hacer “gratis total”.

La sinvergonzonería de este partido que gobierna España de la mano de comunistas, proetarras y golpistas no tiene límite ni vergüenza alguna. El descaro en el que vive instalado esta gente no conoce límite y los españoles solo tenemos una forma de decirles que basta ya. Los andaluces han sido los primeros en hacerlo, que esperen a la reacción en las urnas en el resto de España.

El poder es dinero y muchas asociaciones feministas se han lucrado gracias al progrerío patrio. Cuando ven su chollo peligrar se vuelven locos. Pues se acabó lo que se daba, menos cuentos feminazis y más igualdad real.