Ana Rosa Quintana vergonzoso programa Julen
Ana Rosa Quintana Wikipedia

Programa morboso, soez y vergonzoso

Lo que ayer me produjo el programa que Ana Rosa Quintana condujo en Telecinco sobre Julen y la trágica desgracia que al final ha acabado con su demasiado corta vida, se podría resumir en una sola palabra: asco.

Esa forma de intentar buscar el morbo fácil. Esa absoluta falta de respeto hacia la familia e incluso hacia el pobre niño. Ese recorrido que hizo por Totalán entrando en un bar en el que todo el mundo miraba hacia el televisor visionando el programa que ella estaba conduciendo en ese momento, sin girarse ante la entrada de la cámara, en una absoluta demostración de estar todo preparado.

Ese no saber qué decir más que el buscar la lágrima del espectador a cuenta del sufrimiento ajeno. Todo eso y muchas cosas más que solo buscaban un fin: hacer caja, ingresar dinero a través de la publicidad y tener más espectadores que sus competidores. Todo eso y muchas cosas más las demostró en el día de ayer el propio programa y hoy mismo la propia protagonista a través de sus cuenta de Twitter dando retuit a algo que acabará por dar la puntilla a personajes como ella.

Retuit de ana Rosa Quintana

Y después son ellos los que van por el mundo repartiendo galardones de buen hacer y de supuesto buen periodismo. Los mismos que, con sus multimillonarios ingresos conseguidos a costa del sufrimiento de los demás, dicen qué trabajo está bien o mal hecho. Deciden quiénes son honestos y quiénes no, llegando a juzgar a los demás, cuando ellos demuestran por activa y por pasiva que lo único que buscan es hacer caja, la pasta fácil.

Y lo hacen tal y como ella misma ha hecho esta mañana, difundiendo su éxito de audiencia pero sin mencionar en ningún momento al protagonista de la tragedia que les ha llevado a eso. Patético, asco absoluto es lo que producen. Sí, es cierto, son máquinas de hacer dinero fácil y rápido, pero de honestidad y de verdad no tienen nada, son todavía más patéticos que los programas que realizan.