Sánchez Dragó Fernando arrabal milenarismo
Fernando Arrabal y Alaska

Muchos la recordarán, yo la recuerdo perfectamente

Muchos recordarán el programa que Fernando Sánchez Dragó conducía en TVE hace años y que se llamaba “El Mundo por Montera”. En ese programa se produjo uno de los espectáculos más impresionantes que se hayan visto nunca en cualquiera de las televisiones de España.

El 5 de octubre de 1989, el programa hablaba de la Apocalipsis y en él participaba, entre otros, Fernando Arrabal. El genial Fernando Arrabal, escritor, cineasta e infinidad de cosas más, sobre todo librepensador. Arrabal participó en ese programa completamente borracho y todos recordamos las genialidades, divagaciones y provocaciones que esa borrachera le generó.

Pero si hay una cosa que de verdad me llamó la atención de aquel programa fue cómo reaccionaron el resto de invitados. Con qué naturalidad, con qué espontaneidad, tranquilidad y humor reaccionaron todos ante la enorme borrachera que tenía Fernando Arrabal. Aunque imagino que lo habrán visto mil veces, este es el vídeo.

De ese programa habló todo el mundo, como supondrán, pero no escandalizó de la forma que habría escandalizado hoy día. Si ese programa se hubiese emitido hoy, cientos de asociaciones habrían aparecido al día siguiente supuestamente ofendidas por el mismo. Ha sido siempre tan grande la capacidad intelectual de Fernando Arrabal y, sobre todo, su inmensa capacidad para provocar que un programa como ese habría supuesto un verdadero escándalo.

Fernando Sánchez Dragó publicó en 2001 un artículo genial en el diario “El Mundo” en el que relataba lo sucedido en aquél programa. De cómo Diego Carcedo y la ya fallecida, María Antonia Iglesias, le convocaron al día siguiente en el pirulí para pedirle explicaciones y pedirle, además, que se deshiciera de “ese payaso”, refiriéndose a Arrabal.

Es llamativo con qué frase finaliza, Dragó, aquel artículo: “Así fueron las cosas y así se las cuento hoy. Eran socialistas. La inquisición existe. No bajemos la guardia. ¡Ya están aquí! ¡Ya están aquí! Pronto se irán“. Lea el artículo completo en este enlace.

La única pena de todo aquello es que un personaje como Arrabal acabó siendo recordado solo por su borrachera y no por ser uno de los intelectuales y escritores más importantes de la reciente historia de España. Un ejemplo de cómo es verdaderamente Fernando Arrabal, del placer que da escuchar hablar a este hombre y de sus genialidades, lo tuvimos cuando recientemente fue entrevistado en el programa de Alaska y Santiago Segura. Programa que también supuso un reencuentro entre los dos Fernandos protagonistas de aquel histórico programa, Sánchez Dragó y Arrabal.