El drama de Eduardo Zaplana y su familia: en 2011 fallece su hijo, en 2015 le diagnostican leucemia a él y en 2018 a su esposa
Eduardo Zaplana

No entendemos ese ensañamiento de la Justicia con Eduardo Zaplana

Parece que en los últimos tiempos a Eduardo Zaplana y a su familia lea ha mirado un tuerto, como se dice vulgarmente. Nunca vamos a entrar a valorar la culpabilidad o inocencia de Zaplana sobre los cargos de los que es acusado, pero sí vamos a hacerlo sobre la forma de proceder de la juez que instruye su caso, Isabel Rodríguez, quien, a pesar del estado de salud de Zaplana, se niega a concederle el arresto domiciliario, no le permite las visitas en el hospital e incluso impidió que la mujer de Zaplana, Rosa Barceló, pasara la Nochebuena acompañando a su marido.

Parece como si hubiera una justicia que se aplicara en función a quien fuera el delincuente y no a qué delito hubiera cometido. En La Otra Crónica de El Mundo, hoy se publica un amplio artículo sobre Eduardo Zaplana, sobre su mujer, Rosa Barceló, y sobre los duros momentos por los que está pasando esta familia en el año 2011.

En 2011, perdieron a su hijo Edu de 22 años, quien había nacido con síndrome de Lowe (enfermedad que afecta al desarrollo mental y también al riñón y la vista). En 2015, le diagnosticaron leucemia a Eduardo Zaplana, en marzo de 2018 fallecía el padre de Rosa Barceló, en abril ella fue diagnosticada con la misma enfermedad de su marido -leucemia- y en mayo Zaplana ingresaba en prisión preventiva por la investigación del caso Erial.

Como hemos dicho al principio, con este artículo no tratamos de juzgar ni de exculpar a Zaplana de nada, entendemos que esa es una labor que solo le compete a la Justicia. Peroe viendo otros ejemplos y viendo cómo ha tratado la Justicia a otros personajes, incluso asesinos condenados, no entendemos la actitud y el comportamiento que está teniendo con respecto a Zaplana y su familia, excepto si se trata de una animadversión personal.

Enlace al artículo de La Otra Crónica: Eduardo Zaplana, el drama que no cesa: su mujer también tiene leucemia