Cualquier tiempo pasado fue mejor

Cualquier tiempo pasado fue mejor, lo cantaba Karina en su canción; las flechas del amor. Esta mañana, primer día del año dos mil diecinueve y dado que todo está cerrado, me vi obligado a cambiar de hábito. A pesar del día tan festivo, desperté a la misma hora de cualquier otro. Pero en vez de salir a la calle a tomar el primer café y ojear la prensa de “papel” me vi obligado a poner la cafetera, todavía de las que producen el vapor al fuego, que no calor, de mi cocina. La radio, mi medio favorito una vez ojeado los periódicos, hoy, daba piezas enlatadas y nada interesantes o atractivas. Me vi obligado a poner la televisión, fundamentalmente para informarme, que emisora ponía “Que bello es vivir” la clásica película de esta fecha de Frank Capra. Tras pasearme a través del mando por todo el dial y no encontrar ni rastro de la misma, me quede en un programa de una televisión privada a la que no le haré publicidad, una de estas que se financia y se multienriquese gracias a la reorientación que nuestro gobierno hace de todos los dineros que genera este medio hacia esas emisoras que a su vez imponen el pensamiento único.

El programa era de canciones de otras épocas, de esa en la que España despertaba al mundo más desarrollado y democrático. Esa en la que las mentes de los españoles desbordaban inquietudes desde aquel pistoletazo de salida que significo aquella nueva constitución del setenta y ocho. Esa en la que España estaba inundada por nuevos aires de libertad y de concordia. Una España que se auto-impuso voluntariamente olvidar o perdonar viejos rencores y solo mirar hacia adelante. Estuvo Carina con la mencionada canción y su  frase mítica, Masiel derrochando alegría con aquella canción que ganó el festival de Eurovisión cuando este festival era importante, la irrepetible Rocío Jurado, Manolo Escobar con su canción a la que en este programa le amputaron el titulo de la misma pero que yo paso a recordar “No me gusta que pa los toros te pongas la minifalda” Nino Bravo y su canto a la búsqueda de la libertad de la misma manera que Jose Luis Perales, la extraordinaria “chica yeyé” aunque en este caso no fue cantada por Doña Concha Velasco, Camilo Sesto  y por supuesto la irrepetible movida madrileña con sus grupos de pop.  Además de Alaska, Tequila y tantos otros a los que pido perdón por su ausencia en este escrito que entonces sería interminable. A todos ellos, que hicieron posible un tiempo diferente y que marcó a muchos de nosotros. A todos ellos, a los que debemos admiración y respeto y un eterno agradecimiento.

Todo esto, inevitablemente me lleva a pensar en la música que se hace hoy. No alcanzo a pensar como es posible el contraste tan tremendo. A los de mi época nos cautivó y nos enamoró la música Pop pero nunca renegamos ni despreciamos la que amaron nuestros padres, más bien al contrario, la apreciamos, aunque la veíamos diferente. Se del “choque generacional” y puedo llegar a casi comprenderlo. Pero me cuesta entender el pensamiento de muchos jóvenes a los que todo lo viejo le parece malo y lo que aún es peor y es, el querer ver los hechos del pasado desde el pensamiento de hoy. Sin tener la más mínima empatía para ponerse en el pellejo de aquel que entonces hizo aquello, sin pensar las posibles razones que le impulsaron ni el contexto social del momento. Aún mucho más grave es, que aquellos que sí vivieron en épocas anteriores carezcan de la generosidad hacia sus hijos para admitir los grandes beneficios sociales e insistir en errores del pasado por mucho que les afectaran.

También te puede interesar...


Artículo anteriorNuestro agradecimiento al comando que ha derribado esta estelada
Artículo siguienteAsí valoran los cubanos el 2018
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los árboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro, me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mí de rededor, muy especialmente la falta de justicia en su más alto concepto. Cuando no lo hago, escucho la voz de mi padre que me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde". como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y además me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. He publicado la novela; Costalero de Sevilla, Mi blog personal es Incorrectamente Político, encabezado por una foto de George Orwell y su más célebre frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones públicas.