corrupción

Se acaba de publicar por ‘Transparencia Internacional’, organización no gubernamental de ámbito mundial, el ‘Índice de Percepción de la Corrupción’ (IPC) 2018, que evalúa, desde el año 2012, la corrupción en el sector público en 180 países. Según el estudio existe un vínculo más que claro entre democracia saludable y lucha contra la corrupción en el sector público y esta lucha contra la corrupción a nivel internacional se ha estancado.

Actualmente más de dos tercios de los países suspenden siendo la media mundial de 43, suspenso también, sobre 100 que correspondería a la máxima transparencia. Desde que el Índice se publica, 20 países han registrado mejoras significativas y 16 han empeorado con claridad. Europa y en concreto la U.E., va a la cabeza de la transparencia con 66 puntos y África, en la cola con 32. En el caso de España, que es el que más nos afecta, el índice nos sitúa en el puesto número 41, con 58 puntos, uno más que en 2017, y lleva manteniéndose relativamente estable durante los últimos tres años.

Yo, la verdad, es que mientras ningún partido político haga autolimpieza y solo denuncie la corrupción de los otros, no me creeré nada de su interés por combatirla en serio y mientras la mentira pública sea común en el mundo de los políticos, me reiré de su interés en la transparencia.

No entiendo nada. ¿Siendo la corrupción uno de los problemas que por real más preocupa a los españoles, ¿cómo puede ser que los partidos sigan de hecho sin hacer nada? ¿Alguien me lo explica?

1 Comentario

  1. Pues es muy sencillo, y fácil de entender: LOS PARTIDOS POLÍTICOS SE ALIMENTAN DE LA CORRUPCIÓN, Y CHAPOTEAN ALEGREMENTE EN ESE LODAZAL DE MIERDA.
    Ergo, son los primeros interesados en que las cosas sigan como están.
    ¿De qué creen ustedes QUE SE ALIMENTAN, ES DECIR, SE FINANCIAN…?
    Los partidos -y sus segundas marcas, los sindicatos-, no son la solución del problema, SINO QUE SON PARTE DEL PROBLEMA…

Comments are closed.