Fiscalía Rodrigo Lanza Víctor Lainez
Fotograma de documental de Rodrigo Lanza

Petición de 25 años de prisión

La Fiscalía, la acusación particular, ejercida por la familia de Víctor Lainez, y la acusación popular, a cargo de Vox, coinciden en su petición de 25 años de prisión contra Rodrigo Lanza como presunto asesino de Víctor Lainez, el hombre asesinado por llevar unos tirantes con la bandera de España.

En su escrito remitido al Juzgado de Instrucción número 3 de Zaragoza y según publica El Periódico de Aragón, la Fiscalía Provincial de Zaragoza describe los hechos de la siguiente forma:

Rodrigo Andrés Lanza Huidobro Cebollada entró, acompañado por unos amigos, al bar Tocadiscos, en la calle Antonio Agustín del zaragozano barrio de La Magdalena. Allí coincidieron víctima y agresor.

En un momento dado, según la Fiscalía, Lanza se aproximó a Víctor Laínez «manteniendo una discusión durante unos instantes, el cual llamó facha y fascista a Laínez y le dijo que ese era un barrio antifascista, que no querían nazis allí y que no era bienvenido».

Unos minutos después de ello, Lanza y sus acompañantes se dirigieron a la salida, siguiéndoles Víctor Laínez manteniendo ambos una breve discusión.

Cuando Laínez se encontraba a mitad del local, yendo hacia el fondo del mismo, Lanza regresó de la calle y acometió por la espalda a Laínez.

Fue en ese momento cuando, tal y como afirma el ministerio fiscal, «Lanza golpeó fuertemente en la cabeza a Víctor Laínez, por lo que este cayó al suelo inconsciente». «Una vez en el suelo, le dio una patada en la cara, se colocó encima y siguió propinándole puñetazos en la cabeza, tras lo cual salió del local y se marchó», recalca.

Laínez quedó en el suelo sangrando abundantemente por los oídos, boca y parte posterior de la cabeza. Como consecuencia de ello, fue trasladado al hospital Clínico de Zaragoza, donde se le ingresó en la UCI. Falleció sobre las 13.40 horas del 12 de diciembre debido a las heridas sufridas. La causa de la muerte fue un severo traumatismo craneoencefálico. Sufrió varias fracturas de huesos en cara y tórax.

Esperemos que, de ser ciertos los hechos relatados por la Fiscalía -y todo parece indicar que lo son-, Rodrigo Lanza no salga de prisión en, al menos, esos 25 años que solicitan todas las acusaciones. Ya está bien de tener que aguantar los aires de superioridad de esos mal llamados “antifascistas” que se creen con el derecho de obligar a que todo el mundo piense como ellos, llegando a extremos de violencia que, en el caso que nos ocupa, costaron la vida de una persona.

Ya está bien de permisividad hacia esta gente que se cree con derecho a todo. Hablan de antifascismo, pero no hay nadie más fascista que ellos. ¿Quién es este chileno para decirle a un español cómo debe vestir en su propia casa?