Arcadi Espada

Los de la libertad de expresión…en fin

En esta país se puede quemar una foto del Rey o una bandera de España. Puedes ir al fútbol a ver una final de la Copa de España y abuchear al Rey y a nuestro himno. Puedes insultar, desear la muerte de cualquier militante de derechas e incluso la guillotina para mucha gente. Todo eso es libertad de expresión para algunos.

Pero esos mismos defensores a ultranza de SU libertad de expresión tienen la piel muy fina cuando los abucheos, pitos o palabras se las dedican a ellos. Publiquen un vídeo quemando la estelada, la bandera del Orgullo Gay, o diciendo que Quim Torra es un nazi o que Rufián simplemente es gilipollas. Ya verán cómo se ponen de “estupendos” los de la libertad de expresión. Son capaces de arrancarse los pelos a jirones.

Tras el enfrentamiento entre Aznar y Gabriel Rufián en el Congreso hace unos meses en una comparecencia del ex-presidente del Gobierno, el periodista, Arcadi Espada, escribió la siguiente frase en su columna habitual de El Mundo: “Aznar se equivocó con Rufián. A Rufián hay que contestarle en sede parlamentaria diciéndole: La polla, mariconazo, ¿cómo prefieres comérmela: de un golpe o por tiempos?, mientras uno va sonriéndose delicadamente en su cara“.

Espada, entendía en su artículo que a Rufián, o no había que contestarle, “hasta que aprenda a no comerse los mocos en público“, o había que utilizar los mismos registros de macarra que él utiliza habitualmente.

Por supuesto, Espada ha sido denunciado ante la Fiscalía por un delito de homofobia por los habituales “tontolabas” miembros de asociaciones de homosexuales diversas. Yo solo les preguntaría a esas asociaciones tan chachis y tan tolerantes solo con lo suyo: ¿por qué se dan por aludidos? ¿Lo estaban deseando?

Lea aquí el artículo de Arcadi Espada: “Aznar, sin complejos”