inmigración y la violencia de la izquierda radical

Metidos en fardos de telas, entre alfombras o debajo de los camiones, incluso como hemos visto hace unos días que en  24 camiones a punto de zarpar de Ceuta a la península desde esta ciudad, y en solo dos horas y media han detenido a 70 inmigrantes metidos entre chatarra.  El periódico el faro lo cataloga como una “Operación Feriante” pero sin la exhibición de medios organizada cada final de Feria. Ayer, en el puerto, solo los camioneros y los escasos agentes destinados en la zona tenían que hacer frente a esta situación de presión absoluta que desborda cualquier tipo de previsión. Dicen que ya no pueden más. Ya no saben a quién quejarse porque nadie les soluciona los problemas. La presión de los inmigrantes sobre los camiones en el puerto de Ceuta va a más. Los profesionales del sector y los propios guardias civiles se encuentran superados. Unos porque ven que no pueden trabajar con tranquilidad y seguridad, los otros porque carecen de medios para atender esta situación. Ya no saben a dónde encaminar las quejas que sufren tanto los aduaneros como la GC, donde estas hordas de inmigrantes: unos porque ven que no pueden trabajar con tranquilidad y seguridad, los otros porque carecen de medios para atender esta situación.

En esta misma ciudad de Ceuta, ayer sin ir más lejos, en el Barrio del Príncipe, con un arma de fuego, concretamente con AK-47 dispararon a dos agentes, de  subgrupo de la Benemérita, donde huyeron rápidamente. Esta arma de fuego de mayor producción de la historia y si menor resquicio de equivocación, tienen archivadas y manufacturadas cerca de 80 millones de unidades. Andalucía triplica los inmigrantes llegados en pateras, ahí está el número, más de 51.000 llegaron al cierre del año.  Esto no cesa, hace unos días han desaparecido en el mediterráneo a bordo de una embarcación 117 personas, donde viajaban 120 inmigrantes rescatados por la Marina Militar italiana en las costas de Libia.

Y sin salirme de Ceuta, la escalada de violencia por parte de la izquierda  reaccionaria española lo mismo que en Barcelona, Zaragoza o Burgos por nombrar algunas ciudades española y siguiendo  las mismas reglas, han hecho actos vandálicos, en este caso ha sido echando abajo los cristales del domicilio que tiene VOX en esta ciudad de Ceuta. Estos  antifascistas  haciendo gala de su autoritarismo bajo el imperio salvaje y agresivo que inspiran los afines de Pablo iglesias rociaron con un extintor al vicesecretario de VOX en Zaragoza. Las  escaramuzas de  estos salvajes de seguir así, nos llevará a males mayores que es lo que pretende esta izquierda revolucionaria.  Aquí en todo esto tanto con Ceuta y Melilla y la inoperancia que se tiene con VOX no hay que ser muy listo para ver que las autoridades como siempre están enmudecidas y  al parecer, con el frio que hace, en sus casas calentitos, mientras tanto este partido las está pasando canutas y sin poder protegerse de estas jaurías. Y de lo que pasa en Ceuta y la dejadez hacía los inmigrantes seguiremos lo mismo, cosa que vemos en el día a día, y años tras años. Todo el mal que puede desplegarse en el mundo se esconde en un nido de traidores.