la docena

109 son los escaños del parlamento andaluz y desde el domingo,12 están en manos del partido derechista VOX, en las elecciones del 2015 este partido no conseguía superar la barrera del 3% de nuestra queridísima Ley D’Hondt para entrar en la asignación provincial de diputados, y aun pasándola, y a causa del tamaño de la circunscripción, no es suficiente para la asignación, que es lo que le sucedió a Ciudadanos o IU en 2015 en Jaén.

Y así como si de una magia oscura se tratara más propia de J.K. Rowling que, de nuestro mundo, el día 2 de diciembre, el partido de extrema derecha, VOX, crecía en votos hasta conseguir una docena de escaños en el parlamento andaluz, cosa que ni ellos mismo se podían llegar a creer.

Parece ser que esto no se vio venir, el CIS andaluz achaca esto a los votos de ultimísima hora y a la baja participación electoral, que por cierto fue del 55%, vamos que los andaluces han preferido quedarse en el sofá y con una manta antes que ir a votar a los mismos de siempre. Pero señores no estamos hablando de un puñado de votos estamos hablando de que 890.000 andaluces han decidido votar a un partido al cual su líder venera a Marine Le Pen, el cual tiene directrices y propuestas más que discutibles, como, por ejemplo: la suspensión de la autonomía catalana, cierre de mezquitas, deportación de ilegales y los legales que cometan delitos también fuera, levantar un muro infranqueable en Ceuta y Melilla o echar abajo la ley de violencia de género. A su favor hay que decir que en las medidas que proponen también hay algunas muy buenas, quizás difíciles de llevar a cabo, pero buenas para los españoles.

La cuestión es que VOX tiene en sus manos la decisión del gobierno de Andalucía, él decidirá con quien pacta, y aun que sabemos que lo mas lógico sería pactar con el PP y Ciudadanos, el Partido Socialista está dispuesto a hacer una necesaria jugada de ajedrez y sacrificar a su reina para poder tener el gobierno por cuatro años más.

Son muchos los que dicen que VOX aun siendo un partido de ultraderecha no tiene nada que ver con partidos similares europeos como los de Alemania o Italia, pero no olvidemos que estamos hablando de la extrema derecha y todos los extremos bien sean de un lado o de otro no son buenos.

No me voy a meter en alabar o menospreciar al partido derechista, ya son demasiados los que alzan la voz aplaudiendo su “victoria” y otros tantos hablando de lo malo que puede llegar a ser este partido y sus ideales. Creo sinceramente que estamos llevando el tema demasiado lejos, se puede estar más o menos de acuerdo con este partido, pero les recomendaría a la gente que echase un vistazo a sus propuestas, que quizás no son tan malas algunas, y sé, que serán muchos los que piensen que otras son impensables de llevar a cabo en pleno siglo XXI, pero todos los partidos tienen ideas que nos gustan y otras que no, por lo que pido que seamos razonables y que esperemos, que veamos que pasa, no nos olvidemos que ellos no son los que van a tener la cabeza visible, si es cierto que tendrán voz y voto y bastante amplio pero no podrán sacar adelante las propuestas ya que muchas de ellas son hechas a nivel nacional y aun quedan un par de años para esas elecciones.