triste y rencorosa

Nos ha dejado estupefactos a los andaluces y a la España democrática, la reacción inmediata de Susana Díaz y de Ferraz con el maestro y ministro de Fomento, calificando de extrema derecha a un partido que defiende la Unidad de España, el derecho a la Vida, Familia y la libertad de Educación.

Y no sólo de la descalificación, sino que hay que evitar por cualquier medio antidemocrático su presencia en las instituciones democráticas.

La reacción de los envidiosos del PSOE y los odiosos de Adelante que convoca manifestaciones amenazante y cruel, dicen de su carácter antidemocrático, exhibido ya durante la Segunda República hace más de 80 años, y ahora en pleno siglo XXI, con una portavocía triste y rencorosa; y del odio infernal de la extrema izquierda, cómo el lema a gritos de la manifestación de ayer en Sevilla de Adelante-Podemos-IzquierdaUnida: “sin piernas, sin brazos, los fachas a pedazos”. Qué es ésto sino un odio descuartizador. La extrema izquierda.

La cara triste y rencorosa de Susana Díaz en la noche de su fracaso electoral, es evidente, de dos millones y pico de votos del Psoea en 2015 a menos de un millón de votos en 2018 dice el porqué de su tristeza, pero su rencor es cuando pide seguir en la presidencia de la junta por haber sacado más votos, cuándo en toda su historia de 40 años del Psoea en la junta se han reído y denigrado del centro derecha; y su rencor máximo es descalificando a Vox de “extrema” derecha, de inconstitucional, ¿y sus 400.000 votos? ; y ahora pide el apoyo de los útiles e inútiles para continuar en el poder mamando, y ya está incinerado los papeles de 40 años de corrupción, para que quién llegue a San Telmo no los encuentren.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here