nos acercamos al final de 2018

Estamos muy próximos a terminar el año 2018, y siento una profunda tristeza por el casi medio centenar de mujeres asesinadas por “el machismo” en lo que va de año… Pero, aunque el coro de trovadores y aduladores del gobierno y de las asociaciones de “mujeres” tengan memoria selectiva, también siento una inmensa pena por los alrdedor de 30 hombres asesinados por el “hembrismo” (femi-estalinismo) durante el año que está a punto de acabarse.

Igualmente, siento un profundo horror por los niños y niñas asesinados por sus madres y sus padres en este año que está a punto de finalizar. Claro que, también -¡Será casualidad!-, los medios de información y creadores de opinión, y los trovadores y aduladores del gobierno y las asociaciones feministas de “género”, generosamente subvencionadas, también se han olvidado de decir que más de las dos terceras partes de los menores asesinados lo han sido por sus mamás…

Siento, también, una inmensa tristeza por las aproximadamente 700 mujeres que se han suicidado en lo que va de año.

Pero, también tengo una inmensa pena por los casi 3.000 hombres que se han suicidado en 2018, de los cuales un millar -1.000- se suicidaron tras sufrir denuncias falsas por maltrato y ser apartados de sus hijos.

Finaliza 2018, y tampoco me puedo olvidar, es más, me produce una enorme tristeza la muerte de ancianos y ancianas en el ámbito familiar, de los cuales más de las dos terceras partes fueron asesinados por sus nueras o/e hijas…

También me resulta difícil mirar hacia otro lado, no sentirme concernido, no conmoverme y me es imposible no sentir una profunda tristeza por las personas españolas sin hogar, alrededor de 25.000, de las cuales el 82,7% son hombres y el resto mujeres. Habiendo en España más de 4 millones de casas vacías.

Y si hablamos de otro drama: la prostitución, también siento pena y tristeza por las mujeres que son obligados a prostituirse.

¡Casualmente, las asociaciones “de mujeres”, sus trovadores y el gobierno se olvidan de que también hay hombres que se ven obligados a prostituirse…!

Siento una inmensa pena y tristeza por las personas muertas en España durante 2018, por envenenamiento “accidental”, de las cuales el 80% han sido hombres, y el resto -20%- mujeres, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

También es difícil que me olvide, y también me suscita una enorme tristeza el que miles de niñas y niños sean condenados a ser huérfanos de padre, por habérsele concedido a sus madres, la guarda y custodia exclusivas -y excluyentes- tras el divorcio, durante este año 2018 que está próximo a terminar, por parte de los jueces y fiscales, expulsando a sus padres de su vida cotidiana y evitando que puedan participar en su educación y crianza.

Tampoco puedo olvidarme, y me causa una profunda pena que, en España, durante 2018 hayan sido abortados alrededor de 1.00.000 niños y niñas… mientras hay españoles que viajan al extranjero a adoptar a menores huérfanos; mientras la población española es una de las más envejecidas del mundo, habiéndose llegado a una situación tal que, casi se puede afirmar que caminamos al suicidio como nación.

Y, como no todo pueden ser penas; tengo que afirmar que siento una profunda alegría pues, aunque España posee la legislación más divorcista del mundo occidental, la que más promueve la confrontación entre hombres y mujeres, la única que incita a las mujeres a repudiar y desahuciar a sus maridos, a denunciarlos falsamente por supuesto maltrato, y un largo etc. de canalladas; a pesar de todo España es una de las naciones donde menos violencia doméstica, intrafamiliar, conyugal existe.

Si este año, salvo sorpresas en los últimos días del año, han sido asesinadas alrededor de 50 mujeres, en un país de casi 47 millones de habitantes, de los que más de la mitad son mujeres. Las matemáticas nos llevan a la conclusión de que son apenas un 0’002%, durante 365 días. Pero, a pesar de que el Gobierno frentepopulista, presidido por Pedro Sánchez, y todos los partidos políticos, e incluso el Rey de España en su discurso de Navidad nos cuenten que es una enorme tragedia, de dimensiones inconmensurables, llegando a equipararlo al terrorismo, la muerte de mujeres a manos de sus maridos, novios, compañeros… no deja de ser una pura anécdota; y más si lo comparamos con la cifra de hombres, varones que mueren anualmente asesinados, y las personas de ambos sexos que fallecen cada año en España por múltiples causas:

  • más de 60.000 personas como consecuencia del consumo de tabaco.
  • más de 13.000 muertes debido al consumo de alcohol, no relacionados con accidentes de tráfico. A lo cual habría que sumar los dramas familiares que se producen en la mayoría de los casos: alrededor de 300.000 alcohólicos de edades comprendidas entre 19 y 28 años.
  • alrededor de 90.000 accidentes de tráfico, con aproximadamente 135.000 víctimas de las que más o menos 4.000 son con resultado de muerte. 15 veces los fallecidos en los atentados del 11 de marzo de 2004, algo así como si cada mes hubiese un atentado de similares características.
  • más de 700.000 niños españoles menores de 15 años sufren accidentes en el ámbito familiar. De los que alrededor de 1.000 son con resultado de muerte.
  • cada año suelen producirse en España cerca de 1.000.000 de accidentes laborales (declarados), de los cuales alrededor de 1.000 acaban con víctimas mortales.
  • según la Oficina del Defensor del Paciente, cada año mueren en España entre 500 y 600 personas debido a negligencias médicas…

España tiene el honor de ser uno de los lugares donde los hombres respetan más a sus esposas, novias, compañeras; tal es así que somos los últimos de la fila de los países de la Unión Europea, y según los últimos informes de la Unión Europea estamos solamente por delante de Austria; siendo los países –supuestamente- más civilizados los que encabezan el ranking en violencia doméstica y conyugal: Países Nórdicos, Gran Bretaña, Alemania.

“Casualmente” la UE elabora estos informes cada cierto tiempo, por petición del lobby feminista de “género”, en los que se reflejan estos datos, y las “asociaciones de mujeres” de España, y los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados, así como el gobierno intentan impedir que se divulguen, y procuran haciendo uso de todos los medios a su alcance que, casi pasen desapercibidos para los medios de información, y creadores de opinión.

Pues sí, insisto y subrayo: ¡Siento una enorme alegría pues durante el año que termina, 2018, la violencia en la que las víctimas han sido mujeres, y niños, y ancianos, y hombres adultos –que haberlos también los ha habido- afortunadamente ha sido muy escasa, casi anecdótica; motivo por el cual nos debemos sentir afortunados!

Y ya que nos aproximamos también a un nuevo año, les deseo:

¡FELIZ 2019, LLENO DE PAZ, AMOR, SALUD, Y BUEN TRATO PARA TODOS -Y TODAS-, DURANTE LOS 365 DÍAS!