Rivera se la juega en Andalucía

Anoche, tras conocerse los resultados de las elecciones andaluzas, pudimos ver a los dirigentes de Ciudadanos exultantes, coreaban a su candidato Juan Marín al grito de Presidente y el propio Albert Rivera anuncio su candidatura a la investidura para presidir la Junta de Andalucía. Y todo porque, según ellos, la candidatura que más ha subido ha sido la suya, pasando de 9 a 21 escaños. Que, por cierto, digo yo que para éxito el de VOX, que ha pasado de 0 a 12. Pero bueno, son cosas de la política.

Lo que me ha sorprendido es el titular que he leído esta tarde y que dice así: “Ciudadanos se abre a gobernar con el apoyo del PSOE y Adenlante Andalucía”. Es decir, el partido naranja se está postulando para gobernar la Junta de Andalucía con el PSOE y Podemos, y añade la noticia que Ciudadanos “rechaza apoyar al PP porque es un partido que ha perdido la mitad de sus apoyos y está corroído por la corrupción”. Dando por buenos estos postulados, ¿qué pasa con el PSOE?, ¿no han perdido apoyos?, ¿no tienen casos de corrupción?, ¿cuántos casos de corrupción tiene el PP en Andalucía y cuantos los socialistas? Las preguntas se responden solas.

Si esto es cierto, que en gran parte lo dudo ya que, sinceramente, creo que es una estrategia de Ciudadanos para tener más fuerza a la hora de negociar con el PP, el partido de Rivera demuestra realmente lo que es y cuales son sus objetivos. Rivera se la juega en Andalucía, porque un mal paso puede provocar una importante caída en las próximas elecciones de mayo y en las, cada día más cercanas Generales. Los andaluces mayoritariamente han pedido cambio, porque eso representaba para muchos Ciudadanos, y no entenderían ese proceder contrario de los naranjitos. Ellos sabrán, pero Rivera se la juega en Andalucía.