Podemos informe violencia sexual Amnistía Internacional
Clara Serra y el tuit de Amnistía Internacional

La manipulación de los datos

Existe un gran afán manipulador por parte de los partidos de izquierda en cuanto se refiere a los datos de actos violentos contra la mujer en España. A pesar de que España es uno de los países del mundo donde menos actos violentos se producen contra las mujeres, parece que la izquierda tiene un afán persecutorio contra el hombre completamente enfermizo.

Según un ránking elaborado por la Universidad de Georgetown (EE UU), España es uno de los países donde las mujeres se sienten más seguras, encuentran menos desigualdad y se contabilizan menos casos de violencia de género. Esto lo coloca como el quinto país del mundo más respetuoso con las mujeres. Los analistas del ‘Institute for Women, Peace and Security’ (‘Instituto para la mujer, la paz y la seguridad’, en castellano) han hecho un balance de la situación de las mujeres en 153 países. Los mejores Estados en su trato serían: Islandia, Noruega, Suiza, Eslovenia y España. Por contraste, Yemen, Siria y Afganistán son los más irrespetuosos, según el ránking.

Fuente

Pues bien, a pesar de informes como el que acabamos de citar, la falsificación de datos y persecución al hombre en España sigue en marcha. No hay más que leer lo dicho ayer por la impresentable ministra, Carmen Calvo, para darnos cuenta que la situación del hombre en España se está convirtiendo en insostenible.

En esa línea está un partido como Podemos, impresentable se le mire por donde se le mire. La portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid publicó en el día de ayer un vergonzoso vídeo a través de su cuenta de Twitter.


El vídeo es tan manipulador y falsea de tal forma el informe de Amnistía Internacional, que la cuenta oficial de Twitter de esta asociación no tuvo más remedio que responder a la podemita para corregir sus falsedades.

Desde este medio no pedimos, exigimos, que la Ley en España sea igual para todos tal y como dice la Constitución, tanto para los hombres como para las mujeres. Y exigimos, también, que se acabe con esta incitación al odio contra el hombre, con esta persecución vergonzosa más propia de regímenes estalinistas que de una democracia que se precie como tal.

¡Basta ya!