navidad

Navidad”, época de regalos, fiestas, acordarse de los seres queridos que ya no los tenemos en vida o están lejos de nosotros, pero sobre todo  quería hacer hincapié de dos hechos fundamentales en estas fechas tan “entrañables”; primero la “ Hipocresía “ de ser simpáticos y agradables solo en estas fechas navideñas con saludos de Feliz  Navidad, Feliz Nochebuena, Feliz Año; propio a veces para justificarnos o quedar bien ante la gente y no salir de nuestro sentimiento interno, me pregunto ¿por qué tienen que venir estos días tan señalados para que las personas sean simpáticas , amables y solidarias? Puede ser que tú te hayas hecho la misma pregunta, pues bienvenido a mi reflexión. Salgas de tu casa ,del ascensor , en el supermercado, en el bar, la discoteca y te dicen “ Feliz Navidad” “Feliz Nochebuena o Nochevieja”, este acto se debería dar todos los días del año, en este caso buenos días, buenas noches, o preguntar ¿cómo se encuentra usted?

Estamos convirtiendo el mundo en un estado cada vez más deshumanizado, solo guiado y manipulado por los medios de información y comunicación, que te dictan cuando tienes que ser bondadoso y gentil con todo con los seres humanos, te bombardean de películas, anuncios navideños, mensajes de autoridades etc para decirte lo bueno que tienes que ser pero en el fondo lo que quieren es sacarte el máximo provecho para vender todo tipo de productos o servicios aunque no te sirvan para nada y de alcaldes, presidentes, políticos en general, mediante sus mensajes navideños , solo quieren obtener tu voto   para poder labrar su futuro o comprarse un chalet, como muy bien sabéis han hecho algunos y van de solidarios y humildes, donde te cuentan el “Cuento de Navidad“ del mismísimo Charles de Dickens y sin embargo ellos no predican con el ejemplo y hacen todo lo contrario, y no decir del empresario  que paga a los empleados 700€ al mes por 50 horas semanales y luego llega Navidad, da limosna, va a misa y lo publica  a los cuatro vientos para que vean lo bueno que es, o el que “grita” en redes sociales, ”quiero mucho a mi mujer”, y luego se va a un club de alterne.

Lo segundo de lo que quiero hacer hincapié es respecto a las comidas, cenas de navidad tanto del trabajo como de la familia y amigos. Este mes es el “agosto” de restaurantes, bares, salas de fiesta; los empresarios aumentan sus beneficios considerablemente, llegando algunos locales a tener que poner el cartel de completo, respuestas que seguro os habéis encontrado en más de un sitio al hacer la reserva, teniendo que buscar otro que os apetecía menos.

Esas famosas comidas y cenas de compañeros de trabajo, a veces vais por compromiso donde el cubierto en determinadas ocasiones cuesta casi la mitad del salario que recibís al mes, no obstante, no lo pintemos tan mal hay quien disfruta por poder hablar de cosas diferentes a lo habitual del trabajo y conocer en más profundidad a la persona con la estáis codo a codo cada día. Eso sí tenéis que llevar cuidado de no “liarla” con él o la “colega laboral” y con tu jefe, puede ser que al día siguiente mostrarais arrepentimiento de lo sucedido.

Y no digamos de las comidas y cenas con la familia en la Nochebuena y Nochevieja donde tenéis que soportar en algunos momentos a esa suegra, suegro, cuñado, cuñada que no aguantáis, pero no os queda otro remedio, pero eso sí, todo se compensa si os reencontráis con ese ser querido que llevabais unos años sin verlo.

No todas las familias en época de Navidad son así, con abundantes y copiosas comidas, excelentes regalos etc hay quien en estas fechas no lo pasa tan bien por su disponibilidad monetaria al ser un momento con el símbolo por antonomasia del dinero, donde el pobre se da cuenta que es más pobre y el rico disfruta que es rico a la hora de comprar regalos y disponer de magníficos manjares.

Mi post va destinado sobre todo para esas familias que no disponen de ese estatus económico para poder realizar de todo aquello que nos publicitan por los medios de comunicación, televisión, radio, periódicos, redes sociales, etc, por consiguiente, acordaros cada vez que os comáis una langosta, percebe, cordero o regaléis un juguete caro que hay familias que no pueden disfrutar de ello.

Para terminar, diría: seamos solidarios y buenas personas, no solo en Navidad, sino durante todo el año, y saludemos siempre con educación y simpatía también todos los días de nuestra vida.

Mas artículos del autor:

Redes Sociales: El control que ejercen sobre nosotros

¡Ojo con lo que subes o escribes en las redes sociales!

Marketing político: Redes sociales en la política, ¿se utiliza la estrategia correcta?

Reputación Online : Cómo actuar ante las críticas en las redes sociales

Los Selfies: La Pasarela de la Moda, ¿Ficción o Realidad?