Moción de censura en Andalucía

Fue el doctorado Sánchez el que sentó el precedente de cómo actuar: para echar a Rajoy, es decir para gobernar él, vale todo lo que la ley permite. Lo que Sánchez hizo en el Congreso, ser el aglutinador del equipo Frankenstein justificando un tótum revolútum político, en Andalucía lo han hecho los votantes pero con menos colorido. La izquierda pierde y la derecha gana. Lo normal es que un perdedor, el PP, gobierne Andalucía y un ganador, el PSOE, se vaya a casa. La fórmula que se use para ello, coalición, voto vergonzante, abstención… da igual.

A pesar de los intentos del CIS del socialista Tezanos, la calle habló cómo quiso y no cómo le dictaron y los perdedores en votos, PSOE, PP y Podemos, cedieron papeletas a los que subieron, C’s y VOX, o se quedaron en casa. Susana Díaz, la de Pedro Sánchez mal que le pese, e Iglesias Turrión, el ideólogo del oasis venezolano, coinciden en su propuesta de pretender aislar a lo que ellos llaman extrema derecha, el fascismo dijo Iglesias, frente a lo que según ellos son los constitucionalistas. ¿Podemos constitucionalista? Ya lo dudo. ¿El PSOE constitucionalista? Va por días y por barrios. Tiene sus bemoles que Podemos pase por izquierda democrática y VOX sea tachado de ultra, extrema o no sé qué derecha y haya que hacerle luz de gas con cordones sanitarios.

No entiendo nada. Para mí los límites los pone la violencia, ¿es más democrático Podemos, o el mismo PSOE, que VOX? ¿Alguien me lo explica?

 

@jmfrancas

Canal de YouTube del Autor