ciudadanos

En el inicio de CS, Albert Rivera demostró una importante valentía en su lucha contra los separatistas catalanes. Su discurso rebosaba frescura y claridad, muy alejado del discurso habitual de la clase política que por entonces que ni se mojaba en nada ni decía nada, y especialmente se señalaba en la defensa del Autónomo. Rivera hablaba de cosas que demandaba la sociedad y las afrontaba desde la valentía de llamar a las cosas por su nombre. Algo parecido a lo que hoy demanda VOX, si bien es cierto que entonces, no había el problema de la entrada ilegal de inmigrantes. El golpe de estado, aun no se había producido. La ley por entonces de Violencia de Género no criminalizaba como ahora a los hombres, así y todo, este partido se mostraba contrario a que el hombre acusado, tuviera que demostrar su inocencia.

Comenzó la campaña electoral de las generales de 2015 y a la misma vez, Albert Rivera cambió el discurso. Perdió la frescura y la valentía para llamar a las cosas por su nombre. Cambió el discurso a lo correctamente político. En definitiva, Ciudadanos se convirtió en un partido más. Los resultados dieron la mitad de escaños de lo que pronosticaban las encuestas, entonces más fiables que hoy.

Durante aquella corta legislatura de apenas seis meses, se mantuvo el mismo discurso, la misma intencionalidad y se apoyó todo lo correctamente político que se presentaba en cualquier ayuntamiento o comunidad autónoma. Lo más grave en Madrid por tener resonancia para todo el país. En esta Comunidad, el partido liderado por el político, quizás, más multicolor de los existentes, el señor Aguado, se apoyó, invertir la carga de la prueba en la ley de violencia de Género. Se aprobó la ley de Transexualidad, en los que los heterosexuales pasaban a ser ciudadanos de segunda.  Se apoyó la reforma de la ley de Memoria Histórica, orientada a reconocer honores a los que perdieron la guerra y criminalizar a los que la ganaron. Vimos en fotos, a la señora Villasís, encantada y feliz, de la mano de los dos grandes terroristas económicos, los líderes de CCOO Y UGT. Responsables directos de la ruina de los autónomos-pymes en el 1º de Mayo, después de entrar en el clásico y demagogo apoyo a los Autónomos que practican los partidos tradicionales.

Se pasa del máximo respeto al colectivo LGTB a un apoyo desmedido, en algunos casos con representantes, de Ciudadanos vestidos con “trajes de faena” en el día del orgullo gay, buscando solo notoriedad. Se apoyó en Aragón que el catalán fuera la primera lengua. Por último, Albert Rivera, desdiciéndose de todo lo anterior, aparece más que sonriente en una foto, con el líder de los separatistas catalanes, Sr Puigdemont.

Celebradas nuevas elecciones a mediados de 2016, naturalmente, Ciudadanos pasa de 38 a 32 escaños. Pierden seis escaños. Aquí a Sevilla, vinieron un par de meses después Fran Hervía, secretario de comunicación o similar y Manuel Bofill, presidente del Consejo Superior de Ciudadanos, a dar las razones de esta pérdida de escaños. Creo recordar que dijeron que había sido por la unión de I.U y Podemos y al aplicar la ley de Hont. Un cargo institucional de por entonces, que hoy no está en el partido, expuso en esa asamblea a los ponentes, todo lo expuesto en este escrito con anterioridad y que por supuesto, no recibió contestación.

Hoy tenemos a casi la totalidad de portavoces del partido haciendo un perfecto discurso de lo correctamente político. Eso sí, son más hábiles que los mejores del bipartidismo de siempre. En las reuniones de partido, a nivel autonómico o nacional, ya sean; asambleas, actos de inicio de curso etc. (A nivel local, las reuniones se producen en muy raras ocasiones) Nunca hay debate político, solo imposición de mensajes, y de difícil manera se puede preguntar o exponer. En el inicio de curso 16/17 en Almería, las preguntas a la mesa, hubo que hacerlas en un papelito que se le entregaba a azafatas a tal efecto y con carácter previo, indudablemente con la intensión de desechar las preguntas incomodas, como sucedió con la pregunta del mismo cargo que hizo aquella reflexión, en la anterior asamblea de Sevilla. Este ha sido el funcionamiento del partido a todos los niveles.

Todos los responsables del partido de Ciudadanos, son elegidos a dedo en Andalucía por el “clan de la manzanilla” originario de Sanlúcar de Barrameda. Tras el congreso celebrado en Madrid en marzo de 2017, se aprobaron unos nuevos estatutos para que los dirigentes aumentaran, aún más, el mucho poder interno que ya tenían. Con unos estatutos totalmente cerrados y una manera jerárquica y absolutista de gestionar el partido, incluso mucho mas férreamente de como lo han hecho hasta ahora, los partidos tradicionales. Ciudadanos, nació con los peores vicios de los viejos partidos. El partido, desde el momento que tocó poder, está permanentemente girando en la noria, siempre a favor de los correctamente político, absolutamente ciego a los cambios y demandas sociales, que sufre la sociedad en la que vivimos y hacia un lugar más que incierto.

Todos hemos escuchado a Juan Marín, antes de las elecciones, por activa y por pasiva, decir que no negociaría con Susana Díaz, creo que incluso lo llegó a firmar ante notario. Una vez abiertas las urnas, le ha faltado tiempo para hablar de pacto con el PSOE, esta vez sin notario. Se les escucha a otros líderes del partido, muy serios ellos, hablar muy solemnemente “de su posición de partida” para negociar el pacto y se me viene a la cabeza, los independentistas catalanes negociando con el gobierno de España. Según voy viendo, lo de pedir cosas imposibles, no es costumbre solo de los independentistas. Lo piden desde la experiencia, vivida desde hace siglos, en Cataluña y con la confianza de que España, siempre acaba cediendo. Experiencia nueva, en este caso sería Andalucía. Proponen un pacto diferente a lo que el pueblo ha votado, quieren presidir el Parlamento Andaluz de ciento nueve escaños con solo veintiuno. Este interés, quizás tenga que ver con el cariño que, posiblemente, el señor Marín le ha cogido a Susana tras estos últimos cuatro años y tras el pacto Cs-PSOE y con el fin de que no veamos lo que atesoran el bajo de las alfombras de la Junta.

Contenido patrocinado:
Artículo anteriorVOX, la fuerza de los valores
Artículo siguienteQuizá no es una Constitución que te cagas…
Faustino Tomares
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here