los selfies

Desde que se crearon las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, Pinterest etc ) y todo el mundo llevaba su smarthphone en su bolsillo, las personas cada día suben más selfies para resaltar su aspecto físico, su modo de vivir, sus aficiones, su forma de actuar, o sus falsedades, engaños , expresados en diferentes lugares: la montaña, escuela, centro de trabajo, en la  fiesta  o en cualquier parte y momento que uno no se puede ni imaginar.

Esta moda de subir fotos de uno mismo a las redes para ciertas personas se ha convertido en una obsesión incluso llegar ser un problema patológico y psicológico, si algún día no suben una imagen personal realizando alguna actividad o en compañía de alguien a diario no duermen esa noche ¿quizás seas tú uno de ellos?

Numerosos estudios se han hecho al respecto de subir selfies en exceso, y en la mayoría es propio de personas con niveles de autoestima más bajos a lo normal, trastornos psicológicos, narcisismo, buscar continuamente la perfección, pertenencia o ser aceptados en un grupo, buscar la admiración de sus seguidores en las redes o simplemente dar envidia.

En ocasiones ciertos selfies que ponemos en diferentes medios digitales no se corresponden con la realidad, unas veces fotos de nuestro aspecto físico las retocamos para dar diferentes enfoques de visión respecto a nosotros, a quien no le ha pasado conocer algún chico o chica por internet y posteriormente al [email protected] físicamente se ha quedado sorprendido y llevado una desilusión al verlo en persona. Por otra parte a veces esa moda tecnológica busca otra manera de engañar a sus seguidores en relación a su estilo de vida , nivel económico, aficiones; ejemplo de ello lo tenemos en usuarios que suben imágenes de la reciente moda de hacer “running “ ,se compran la última vestimenta  y complementos “fashion” y luego se hacen 30 fotos para que vean lo guay que es ser  deportista y llevar vida sana  y luego resulta que solo han corrido 5 minutos y era una media-maratón, añadido a su vida habitual , no paran de fumar y beber  o de aquella persona que sube cualquier tipo de cena , comida, desayuno en exquisitos y lujosos  restaurantes donde ha sido invitado  (sin embargo es una persona que no tiene ni un “duro” )para dar síntoma de riqueza ,y sino del que se echa muchas fotos con chicas ,las sube a las redes para que vean lo ligón que es, dando a entender que es la envidia de todos los chicos y sin embargo en la vida real, como se suele decir en mi tierra “ están a dos velas “ ; en definitiva se intenta dar otra impresión a la realidad, fruto muchas veces de falta de confianza y seguridad en uno mismo por miedo al rechazo.

La tecnología 2.0 puede ser un mundo ficticio pero también puede tener una vertiente positiva, si la llevamos al correcto cauce y es atractiva porque nos podemos convertir en protagonistas; gracias a los selfies nos convertimos en una especie de personaje en nuestro pequeño mundo y podemos dar a conocer nuestras habilidades,aptitudes y actitudes. Se actúa como agente socializador donde se transmiten valores, ejemplo hacerse la foto en una biblioteca equivale a culto, o haciendo ejercicio físico con ímpetu para dar a demostrar valores de esfuerzo, donde tú has tenido que utilizar para conseguir ese puesto de trabajo tan ansiado o esa medalla deportiva que has obtenido con sudor y lágrimas de horas,días,años de entrenamiento; realmente todo es positivo o negativo con moderación y sin sobre exposición.

Desde el mundo de la psicología, para tener una referencia más científica, echamos mano del estudio que realizó investigadores de la Nanyang Tecnological University de Singapour, que establecieron unas pautas que describían o caracterizaban la personalidad según los tipos de selfies que nos hiciéramos, dependiendo de los gestos, posturas, lugares, momentos etc. 

Este estudio los divide en:

1/ Si apareces sonriente, natural, alegre sin ninguna expresión forzada es sinónimo de ser amable, compasivo, cooperativo y extrovertido.

2/ Las personas amables se toman los selfies desde abajo.

3/ Desvelar el lugar donde te haces la foto o no realizarla en un lugar privado pertenece a personas organizadas, disciplinadas y en las que puedes confiar, al igual que si no revelas el lugar es propio de personas que cuidan y protegen su privacidad e intimidad.

4/ Si ponemos los labios de forma exaltada especie de “morritos“ pertenece a personas inseguras, con miedos o ansiedad.

5/Cuanto más abierta es la foto, mayor es la positividad emocional, y si por el contrario es más cerrada, tiendes a tener problemas emocionales

De todas maneras tampoco es un estudio definitivo y se siguen realizando investigaciones para confirmar estos resultados

A este tipo de selfie quiero darle mayor énfasis , porque me parece de los  más absurdos y peligrosos , especialmente  en caso de  jóvenes que pretenden inmortalizar momentos de frenesí ,tensión y  de un grito a la libertad , donde quieren demostrar alardes de valor , valentía ,originalidad y de ser inmortales para la eternidad ;los vemos en ejemplos de fotos que se hacen en vías del tren pasando el ferrocarril, en una montaña peligrosa, edificios altos o en cualquier  situación límite y de riesgo .Más de una vez hemos oído noticias en los periódicos de fatales desenlaces por haber pasado el límite de la realidad .Ojo también dónde y cómo nos hacemos los selfies, nos podría perjudicar para un futuro puesto de trabajo o la integración en algún grupo de aficiones, imaginarse un selfie posando en tono jocoso con una camiseta de podemos y luego querer afiliarte en vox o a la inversa, al igual que le pasa muchas veces a futbolistas que se hacen un selfie con una camiseta del equipo rival, porque una noche estuvieron de bromas con los amigos y para hacer la gracia se hizo esa foto. Destacar aquel que va buscando famosos para hacerse el selfie porque se cree que así sube su caché como persona y va a ser más importante en la vida, lo que realmente es una auténtica hipocresía, no porque te hagas una foto con un famoso eres mejor persona.

Para concluir diría que cada cual dirija su vida como quiera, lo único mencionar que todo en exceso es malo y siempre con mesura y sin llegar a obsesionarse por hacerse la foto continuamente.

Artículos sobre Marketing Online, Redes Sociales:

Redes Sociales: El control que ejercen sobre nosotros

¡Ojo con lo que subes o escribes en las redes sociales!

Marketing político: Redes sociales en la política, ¿se utiliza la estrategia correcta?

Reputación Online : Cómo actuar ante las críticas en las redes sociales