Absurda justificación de la juez para no excarcelar a Zaplana
Eduardo Zaplana

Alucinante

No, es evidente que para la juez que instruye el caso “Erial” por el que Eduardo Zaplana permanece en prisión provisional, el ex-ministro no es ningún santo de su devoción. Es más, parece que no le cae demasiado bien o incluso bastante mal.

Según informa la Cadena SER y El Mundo, la defensa de Zaplana habría ofrecido la colaboración del ex-ministro para acelerar los trámites de instrucción que mantienen a Zaplana encarcelado por riesgo de fuga y destrucción de pruebas. Su colaboración con el juzgado permitiría, “a quien designe el juzgado”, acceder a entidades financieras, agencias o sociedades de valores, agencias inmobiliarias, registros públicos o privados, despachos de abogados, gestorías o cualquier oficina” para obtener “cualquier información sobre la titularidad o derechos sobre bienes, participaciones sociales, cuentas bancarias, depósitos, fondos o activos de cualquier tipo de los que considere el juzgado o tenga sospecha”.

Pero la juez rechazó ese ofrecimiento alegando que “él es sabedor de la verdad y sigue ocultándolo”. Y para justificar su no excarcelación por riesgo de fuga, a pesar de la leucemia que padece Zaplana, que “hospitales hay en todos los países, incluidos los paraísos fiscales“.

No es de recibo

La verdad es que en el auto de la juez hay dos frases que no parecen de recibo habiendo sido advertida por médicos, como lo ha sido, del grave riesgo que corre la vida de Zaplana si permanece en la cárcel. Lo de “él es sabedor de la verdad y sigue ocultándolo”, parece que es una acusación directa con la que olvida la presunción de inocencia a la que todo acusado tiene derecho.

Pero lo más grave es aquello de “hospitales hay en todos los países, incluidos los paraísos fiscales“. Supongo que una persona como Zaplana, con un estado de salud más que delicado, lo último en lo que pensará es en poner en riesgo su propia vida para intentar escapar de la justicia. ¿Arriesgarse a morir por no ir a la cárcel? La juez debería recapacitar sobre lo absurdo de su razonamiento. Es mil veces peor el remedio que la enfermedad.