Tras el derrumbe de la plaza anteriormente llamada “La Colón” que fue construida durante el Porfiriato en el marco de las disposiciones para conmemorar los cuatrocientos años del descubrimiento de América. La familia Gonzáles tomo la decisión de continuar con la fiesta brava en Querétaro, se logró la construcción del coso queretano en tiempo récord de un año, gracias al arquitecto Eugenio Urquiza Fernández De Jáuregui y la constructora SIGMA.
La primera corrida fue celebrada el 22 de noviembre de 1963 protagonizada por el matador yucateco, Antonio del Olivar.

La Plaza Santa María es un lugar icónico en la ciudad de Querétaro y representativo de la cultura y la tradición queretanas, que lo convierte en un punto de referencia a nivel nacional e internacional.

Con un acceso para 12 mil 186 espectadores, la Plaza de Toros de Querétaro recibe a innumerables personalidades del arte taurino, cantantes y shows.

El 27 de noviembre de 1898 tomó la alternativa en esta plaza Manuel Calleja “Colorín”. Su padrino fue Manuel Díaz Lavi “Habanero”. Los astados los puso la ganadería de Galindo.

En 1947 durante la tradicional feria navideña se despide en este coso Paco Gorraez “El Cachorro de Querétaro”, alternando con Carlos Arruza y Luis Procura, con una corrida de La Punta.

El 24 de diciembre de 1948, Manuel Capetillo tomó la alternativa en este redondel. Su padrino fue Luis Procuna. Cortó oreja a su primer toro Juchiteco y fue cornado por Calle Baja, el sexto de la tarde, en el muslo izquierdo. Ambos bureles de la ganadería La Punta.

A la plaza de toros la llamarían Colón, al igual que a la Calle del Rastro, donde se construyó también un monumento al descubridor de América. Así se integrarían las tres construcciones en un conjunto, para señalar la significativa fecha del 12 de Octubre, Día de la Raza.

Fuente