Compartimos la crónica publicada de la lidia y muerte de un gran toro, Averfría, de la ganadería de Samuel Hermanos y lidiado en Cehegín el 5 de octubre de 1919.
<<El toro «Avefría», de Samuel Hermanos, se lidió en la Plaza de Cehegín el día 5 de octubre del año 1919, con otros cinco, muy bravos, en una corrida de la que fueron matadores Francisco Martín Vázquez, «Limeño» y «Fortuna». Se lidió en sexto lugar y resultó extraordinario, francamente de bandera.

Al aparecer remató en tablas, y después de ser toreado por «Fortuna», se arrancó desde lejos al picador «Chano», le metió en el callejón y le deshizo el caballo, sin que los matadores se lo llevaran, a fin de que gastase su poderío.

En el segundo puyazo hizo lo propio con el picador Almela, sin que hubiera tampoco quite, como en las varas restantes, y cuando llevaba siete se arrancó sobre otro picador al verle aparecer, alcanzó al caballo, que iba al galope, y embistió con tal ímpetu que rompió las tablas y el jinete quedó conmocionado por efecto de la caída.

Cambió de tercio el presidente y entonces se produjo un escándalo formidable. Parte del público invadió el patio de caballos e hizo salir a seis picadores montados y tres cabalgaduras sin jinetes, apaleando a picadores y monosabios, como si ellos tuvieran la culpa de lo que se creía prematuro cambio de suerte; tomó el toro dos puyazos más con igual bravura, y en total, se compuso el primer tercio de nueve varas, ocho caídas y seis caballos muertos.

Llegó «Avefría» a la muerte comiéndose la muleta, y desde el segundo puyazo se sucedieron las ovaciones en honor de tan admirable ejemplar, las cuales no cesaron hasta después de darle la segunda vuelta al ruedo en el arrastre.

La cabeza de dicho astado la adquirió entonces el Club Gallito-Belmonte, de Murcia, con destino a su local>>.