Susana Díaz echar a Pedro Sánchez
Pedro Sánchez y Susana Díaz

Pedro Sánchez ya no se salva

Es evidente que lo que ha sucedido en Andalucía es un aviso para Pedro Sánchez y un aviso muy serio. La victoria de la derecha en Andalucía no es cualquier cosa. Andalucía no es precisamente una de las zonas de España donde la gente sea más de derechas, todo lo contrario, pero lo que está claro es que el andaluz, a pesar de su ideología, es y se siente español por encima de todas las cosas.

Si en Andalucía se ha producido un vuelco electoral de esa magnitud con un ascenso tan sumamente espectacular, es muy fácil saber lo que va a suceder en otras regiones que tradicionalmente han sido más de derechas. Es muy fácil imaginar lo que va a suceder en Madrid, Castilla y León, Murcia, Valencia o La Rioja, entre otras.

Es más que evidente que si el vuelco en Andalucía ha sido tan grande, en esas otras regiones lo va a ser aún todavía más. Es decir, las encuestas del CIS que tanto el PSOE como la mayoría de medios de comunicación nos han querido meter hasta con calzador son más falsas que el propio PSOE. La gente está harta y no puede ni ver a Sánchez y a sus socios podemitas, golpistas y proetarras.

Ahora a por Sánchez

El siguiente en la lista a echar de su poltrona después de Susana Díaz no puede ser otro que Pedro Sánchez. Es ya demasiado que sea presidente del Gobierno alguien cuyas citas electorales se cuentan por fracasos, el último peor todavía que el anterior. El premio gordo de la moción de censura apoyada por lo peor de esta país es ya suficiente y cada mes que pase es un mes de injusto regalo para este innombrable e inútil presidente.

Ya le ha quedado bastante claro al okupa lo que pensamos los españoles, en este caso lo que piensan los andaluces y no hay vuelta de hoja. El rodillo que va a representar la recuperación de la derecha española le va a pasar a Sánchez por encima como si fuera un auténtico tsunami y no va a quedar del Partido Socialista ni la “p” de partido. Ya iría siendo hora de acabar con el partido más traidor, más falso y más golpista de la historia de España.

No se equivoquen, Podemos son más tontos que malos pero tienen una gran ventaja, se les ve venir. Al PSOE nunca se le ha visto venir, han sido históricamente más falsos que Judas y con Pedro Sánchez a la cabeza son aún peores.