Gibraltar y los ingleses

Como cada cual (además de sus padres) es hijo de las diversas circunstancias que le han rodeado, como lugar y fecha nacimiento, situación económica familiar, formación académica y demás influencias recibidas, nosotros, los que nacimos en los años de la anteguerra, tenemos nuestras pupilas llenas de películas reales y nuestras espaldas cargadas del peso de un recorrido vital tan largo que podemos decir sin temor a equivocarnos que tenemos la experiencia suficiente para poder enjuiciar -medianamente al menos- las cosas de las que hemos sido testigos a lo largo de estos años.

Sobre el asunto de Gibraltar, podríamos decir que tenemos las vivencias y los conocimientos suficientes para saber lo que son los hijos de la Gran Bretaña. Porque, desde tiempo inmemorial, siempre han sido unos piratas para muchos países y especialmente para España. Nos engañaron en el tratado de Utrecht y desde entonces han desoído todas las recomendaciones de Naciones Unidas y de las justas pretensiones de recuperar la anomalía de seguir con una colonia en pleno siglo XXI. Han pretendido engañarnos con el Brexit lo mismo que a la UE y no pararán de aprovecharse de cualquier circunstancia.

Por eso mismo es el momento de tratar con todas nuestras fuerzas de combatir ese nido de fraude fiscal y contrabandos diversos que alberga esa roca española usurpada, con sus aguas territoriales. ¿Qué es una utopía? Puede que lo sea, pero al menos debemos de dejar -de una vez por todas- de bajarnos los pantalones.