fernando vizcaíno casas

Fernando Vizcaíno Casas fue un hombre polifacético. Abogado laboralista de prestigio ejerció el periodismo y la escritura. Sus libros arrasaron en ventas y fueron incluso llevados al cine.

Su humor satírico a la hora de analizar la actualidad política tuvo mucha aceptación y en cierta manera sigue siendo actual. Uno de sus hijos Eduardo Vizcaíno y de Sas nos acerca a la figura de su padre.

¿La figura de su padre cree que no es todo lo reconocida que merece?

Seguramente no. Aunque es cierto que, en los últimos tiempos, su nombre está en boca de muchos lectores ya que están de plena actualidad dos de sus novelas: …Y al tercer año resucitó y Las autonosuyas. Ya se sabe que nadie es profeta en su tierra, y mucho más cuando se trata de un escritor que, en la actualidad, es políticamente, incorrecto.

Muy probablemente no tiene el reconocimiento por sus ideas políticas…

Eso seguro, aunque es un error. Mi padre era un hombre conservador y apolítico. La política le importaba muy poco y decía que no entendía nada de ella. Y era verdad. Lo que sucede es que decía cosas que nadie se atrevía y eso, a los de izquierdas, no les gustaba mucho. Esto demuestra que son muy “demócratas”. O piensas como ellos o no te aceptan. La famosa doble vara de medir que tanto se utiliza en la actualidad.

Sin embargo él tenía amigos de todos los signos políticos…

Porque no era político. Como abogado, defendió a muchos, supuestamente, contrarios: Paco Rabal, Bardem. Y, todos los veranos, su compañero de dominó era Antonio Buero Vallejo, que no se caracterizaba por ser muy de derechas. Además, el era un hombre de lo más liberal, aceptaba a todo el mundo, aunque no pensasen como él y veía en las personas a los seres humanos, no a los políticos. De hecho, a él la política ni le gustaba ni le importaba lo más mínimo.

Durante años fue conocido como el abogado de los artistas, ya que defendía a muchos en los tribunales laborales y les arreglaba problemas relacionados con sus contratos. Son innumerables los momentos y anécdotas vividas con personajes famosos o de moda, por ello es difícil resumirlas en una única.

Brillante abogado laboralista, un hombre íntegro y de prestigio…

Trabajador incansable. Enamorado de sus profesiones, buena persona y, sobre todo, honrado y muy ético. Cuando se murió, llevaba en el ejercicio de la abogacía más de cincuenta años. Cuando empezó la Magistratura era de trabajo, con lo que decía que era abogado laboralista. Con la democracia, se cambió la denominación a los llamados juzgados de lo social, con lo que bromeaba diciendo que le habían hecho ser un abogado socialista.

Ello no le impidió cultivar varios géneros literarios (teatro, novela)…

Sus inicios como escritor fueron de articulista en el periódico del colegio Jesuitas de Valencia. Además, en la universidad, escribía teatro y ganó el Premio Calderón de la Barca y el Universitario. Pero que se estrenase una obra era más difícil que publicar una novela, con lo que, al final, se pasó a los libros aunque fue guionista de las películas basadas en sus novelas y escribió varias obras de café teatro que tuvieron mucho éxito en Madrid y Barcelona.

Lo que más le gustaba era el teatro, pero tenía la complicación del empresario, de lidiar con la actriz principal, el protagonista masculino … Era bastante complejo llevar una obra a buen puerto y contentar a todos. Aparte, por supuesto, del público, que es el principal juez.

¿Quizá se le conoce más por sus novelas satíricas?

Está claro. Vender millones de libros es lo que, finalmente, queda en la memoria. Su estilo y su escritura siempre estaba basada en el humor. A él le encantaba mirar el mundo desde una perspectiva humorística. Además, mantenía la opinión de que para afrontar determinadas situaciones, agradables o desagradables, no había arma más fuerte que el humor, la ironía.

¿Puede ser uno de los mejores novelistas satíricos en lengua española?

El animus jocandi, la ironía, el buen humor, fueron la base de su éxito. Ser el mejor o de los mejores es algo que es difícil de valorar. Lo que está muy claro es que, en el siglo XX, fue el autor de humor con mayor éxito, muy por delante de otros autores. Consiguió el favor del público que, libro a libro, los ha comprado todos y logró que, en todas las familias que se precien, tener un libro suyo dedicado en sus librerías fuese un síntoma de estar a la última en lo que a literatura se refiere.

No le dieron muchos premios quizá también por sus ideas, pero sus libros arrasaban en ventas…

Los premios literarios se suelen dar a los que no venden libros, con lo que no era candidato a ninguno. Las editoriales se han inventado los premios para crear interés sobre temas o autores que a ellos les convienen. Por eso, a mi padre nunca le dieron premio alguno. No era necesario. Tanto sus temas como sus ventas, hacían suficiente el interés de la editorial, en su caso Planeta, por tenerle entre su elenco de autores.

Alguno de ellos llevado al cine como las Autonosuyas…

La mayoría fueron llevados al cine por el director Rafael Gil, buen amigo y especialista en adaptaciones de novelas. La primera novela que se llevó al cine fue una adaptación de Niñas al salón, que no hizo él. Por eso, en las siguientes, como no le gustó mucho el guión que habían escritor, decidió ser él quien los escribiese. Entre otras, se llevaron al cine: La boda del señor cura, De camisa vieja a chaqueta nueva, Hijos de papá, …Y al tercer año resucitó, Las Autonosuyas.

Y Sánchez hizo resucitar a Franco, no al tercer día, sino a los cuarenta años…

Cosas de la vida, o de ser un profeta y anticipar acontecimientos, lo mismo que en el tema autonómico, que muchas de las cosas que están sucediendo él las anticipó en Las autonosuyas y en … y Al tercer año. La obsesión del actual presidente por sacar a Franco Del Valle de los Caídos, sólo está consiguiendo que haya más visitantes, que se ponga de moda un lugar donde iban anualmente pocas personas y enfadar a una gran parte de la sociedad a la que no nos gusta que remuevan a los muertos. Sobre todo, cuando sólo se hace a los de un bando.

¿Qué aportó al mundo del periodismo patriótico (a diarios como el Alcázar)?

Yo no diría sólo al patriótico. Al periodismo aportó vocación, honradez y un estilo literario de lectura fácil. Además, unos lectores fieles que le seguían todos los días ya que sus artículos eran diarios y tenía un público fiel que leía todo lo que publicaba, lo hiciera donde lo hiciera. Hay que recordar que también escribió en la desaparecida Interviú. Su sección semanal se llamaba, muy acertadamente, En corral ajeno.

¿Como era como padre como persona?

Una buena persona. Muy familiar, tierno, divertido, bromista y respetuoso con las tradiciones. Siempre estaba de buen humor, era un hombre feliz, contento con la vida. Su frase preferida era LA VIDA ES BELLA, NO SABERLA VIVIR NO ES CULPA DE ELLA. También era un luchador, un hombre que había trabajado mucho para llegar a donde llegó y que sabía que en el esfuerzo estaba la posibilidad de alcanzar las metas que te marcases.

¿Cual el mejor legado que les dejó?

El espíritu del esfuerzo, las ganas de trabajar, la familia y la responsabilidad como pilares básicos. También, un amor por nuestra querida España, unos valores cristianos y un afán de superación que nos hacen afrontar la vida con una óptica mucho más optimista.

¿Se plantean crear una fundación para difundir su obra?

Lo hemos pensado, pero es complicado ya que la posibilidad de generar ingresos que puedan mantenerla es bastante limitada. Nos encantaría pero es bastante complejo poder hacer frente a todo lo que supone poner en marcha una fundación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here