Defensa caza y tauromaquia Cortes de Aragón
Ramón Celma, diputado de las Cortes de Aragón

Pueden utilizar toda la demagogia que quieran pero esta es la realidad

El diputado de las Cortes de Aragón, Ramón Celma, ha pronunciado un extraordinario discurso en defensa de la pesca, la caza y la tauromaquia. Y lo ha expuesto todo con una rotundidad que tumbaría cualquiera de los discursos demagógicos y populistas que la izquierda utiliza para intentar tumbar algo que, tal y como ha dicho Celma, forma parte de la cultura, de la tradición y de la costumbre en nuestro país.

El ataque que la izquierda lleva realizando desde años para intentar acabar con la cultura y las tradiciones españolas es más que aberrante. Y lo es, sobre todo, porque incide en hechos que a ellos les preocupan bastante poco y de los que no tienen ni pajolera idea. Pretenden saber más del campo que un agricultor, más de los animales que un ganadero y más de la ecología que un cazador, cuando este se pasa sus horas libres en el campo.

No hay nadie con más empeño en proteger la flora y la fauna de nuestro país que quien, o vive de ello, o hace de ello una afición, como es el caso de los cazadores o pescadores. La única pretensión de la izquierda, como en otras tantas cosas, no es más que generar división entre los que nunca estuvieron divididos, o buscar enemigos entre los que nunca lo fueron. Eso, y contar con una gran audiencia de cerebros planos está consiguiendo el resto.

Menos tonterías y un poquito de sensatez, que aquí nadie es enemigo de nadie. O por lo menos, no lo era hasta que el populismo y la demagogia barata de la izquierda lo intentó buscar para generar problemas donde no los había. ¿De qué otra forma llegarían unos maulas como ellos a tocar el poder?

1 Comentario

  1. Si fuera por Ramón Celma, estaría defendiendo el tener esclavos, darles látigo hasta que sangren para que calmen los brios y se descongestionen. Ese tipo de gente con pensamientos tan anacrónicos es lo que tiene a España en un atraso moral respecto al resto de Europa, el quiste de la tradición usada como excusa para no querer aceptar que el minco ha cambiado, es lo que tiene a España como la cloaca de Europa.

Comments are closed.