costumbrismo y defensores del mismo

El “Bar Estanco” es un viejo bar del pueblo de Tomares. Además de por ser viejo, se podría definir, de estilo y ambiente costumbrista. La desgastada barra de vieja madera, los cables eléctricos sobre las paredes, aunque también la tostá de “manteca colorá” en los desayunos y la “cola de toro” ya al medio día, ayudan de manera importante a la hora de imponer este calificativo. Es uno de esos bares donde va “la gente de pueblo” aunque no sean de pueblo. Allí va quien quiere mezclarse de la misma manera de siempre; Obreros, pensionistas y jubilados, mujeres que hace tiempo abandonaron los viejos conceptos, trabajadores más aventajados, e incluso ejecutivos y políticos. Recuerdo haber visto en cierta ocasión a Carlos Iturgaiz, además de otros muchos políticos más cercanos. Es también un lugar en el que se puede leer la prensa de papel más variada. Este bar debe su nombre a que su fundador, Joselito, gran amigo de mi padre, inició este negocio desde la apertura de un estanco, que luego amplió a bar, negocios que crecieron juntos, hasta separarse recientemente.

Ayer en la mañana, estaba tomando café en el citado establecimiento. Llegó un señor con uniforme de trabajador manual a unirse a un grupo que desayunaba a mi lado, uniformados de la misma manera. La primera frase que le escuché, la dijo en forma de alegre exclamación “Vengo de darme de baja” a lo que los componentes del grupo en mayor o menor medidas respondieron con felicitaciones. Me sorprendió, quizás sea mi falta de costumbre, que al expresarse este señor, otorgara la responsabilidad de “la baja” a sí mismo y no al médico, que evidentemente, es quien debe asumir esa responsabilidad. Esta situación y otras muchas parecidas; Conversaciones en las que las subvenciones, subsidios de muy diferente naturaleza y paguitas en general son temas muy frecuente y abundante en muchas charlas y conversaciones. Esta situación me recuerda a aquella célebre frase del malogrado presidente de los Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy “No te preguntes que puede hacer tu país por ti, sino que puedes hacer tu por tu país”. Es muy posible que esa frase tenga mucho que ver con la mentalidad de los ciudadanos de un país, con sus luces y sus sombras, que sea el más liberal, el más rico y el más libre del mundo.

El twist de esta mañana de @TeresaRodriguez sobre el derecho constitucional a una vivienda que ningún gobierno hace cumplir. Me ha decido a escribir estas líneas. Esta señora, aprovecho, es la misma que en la conmemoración del “día de los Derechos Humanos” de hace unos días, se jactaba de la defensa que ella hace de los mismos y a la que yo le recordé también por Twiter “que sí, derechos humanos, pero para todos y no solo para los que comparten sus ideas” (Aprovecho también desde aquí para agradecerle a esta señora que aún no me haya bloqueado en esa Red Social).

Habría que recordarles a esta señora y a la mayoría de los políticos, a los que solo buscan más votos. Que todo lo que el Estado da gratis, antes ha tenido que quitárselo al que lo ha producido. Aprovecho para recordar a Margaret Tatcher y una de sus muchas celebres frases y que no sé porque, me recuerda a nuestra vicepresidenta “El dinero público no existe, ese dinero es el del contribuyente” Llevamos muchos años potenciando el “Estado del Bienestar” que está muy bien, es cualidad humana querer mejorar. Lo que no es razonable es que se haga de manera tan injusta, quitándole cada vez más al que se esfuerza para producir la riqueza, que ya al producirla la genera también en su entorno, para dársela a quien se niega a colaborar a la mejora de este estado de bienestar.

Contenido patrocinado:
Artículo anteriorEl hombre que comparte consigo mismo
Artículo siguientePablo Iglesias confiesa que es creyente y que va todos los días a misa de ocho
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.

1 Comentario

  1. Desgraciadamente, Faustino, esto es lo que tenemos y esta es la mentalidad de un porcentaje bastante alto de españoles. Le incumbe directamente a los políticos cambiarla. Hacernos ver que solo entre todos, con nuestro trabajo, dedicación y esfuerzo, podemos levantar la economía y mejorar ese estado del bienestar del que tanto se habla. Y está, en manos de nosotros mismos y de los médicos no dar pie a estas situaciones. No es más listo el que obtiene “la paguita” y se vanagloria de ello ante propios y extraños, sino el que contribuye de mejor forma al levantamiento social y económico de un pais como España tan abundante en pícaros y truhanes. Me alegro que digas en voz alta lo que muchos se callan por eso de ser políticamente correctos resultando ser tan solo unos mojigatos al servicio del voto indeciso, que en suma es lo único que a muchos les interesa.

Comments are closed.