Absurda justificación de la juez para no excarcelar a Zaplana
Eduardo Zaplana

Podría morir si volviera a ser encarcelado

El estado de salud del ex-ministro Eduardo Zaplana empeora por momentos y podría morir si volviera a la cárcel. El jefe de Hematología del Hospital de la Fe ha enviado un informe médico al juzgado advirtiendo de esta circunstancia al juzgado número 8 de Valencia. Zaplana permanece ingresado en el hospital desde la semana pasada y se le están haciendo una serie de pruebas debido al agravamiento de su estado de salud.

Zaplana permanece ingresado en el citado hospital y aislado tanto por su estado de salud como por su condición de detenido. Su esposa, Rosa Barceló, ha denunciado en un comunicado que “ni a mí ni a mis hijas se nos ha permitido verlo. Nadie nos ha explicado por qué ni con qué fundamento, pero lo cierto es que está, no solo privado de libertad sino, además, incomunicado. El desconsuelo ya no puede ser mayor”.

Con gente como el asesino de Laura Luelmo

Sorprende ver la situación por la que está pasando el ex-ministro Zaplana con respecto a la Justicia con la grave enfermedad que está padeciendo. En un país con una justicia tan permisiva y condescendiente con algunos delincuentes y cuyas puestas en libertad han provocado gravísimas consecuencias, como la del reciente asesinato de la joven Laura Luelmo, es más que curioso ver el trato que se le está dando a Zaplana padeciendo una enfermedad tan grave como la que padece.

Casos como el del terrorista Bolinaga puesto en libertad por una enfermedad que provocó su muerte varios años más tarde se nos viene a todos a la cabeza. En el caso de Zaplana son varios los informes que advierten del peligro que representa para su vida su vuelta a prisión. Pero parece que la Justicia en este caso está más influenciada por intereses políticos que por los del estricto cumplimiento de la Ley. Si en otros casos se ha podido no se entiende por qué en este caso no.

Si fuera cierto que Zaplana robó, el asunto es mucho menos grave para tomar una decisión que si hablamos de un asesino, un violador o un terrorista, pero a esos se les pone en la calle a las primeras de cambio con el riesgo evidente que eso representa para la sociedad. Aquí hay gato encerrado y los políticos están influyendo en una decisión judicial más de lo que deberían, que es nada. Esperemos que la puesta en libertad de Zaplana se produzca de inmediato.