Ignacio Camacho Pedro Sánchez
Ignacio Camacho y Pedro Sánchez

Extraordinario artículo de Ignacio Camacho

El artículo que en el día de hoy publica el periodista Ignacio Camacho en ABC es de esos que no dejan indiferente a nadie. Y mucho menos, supongo, al protagonista del mismo. Las cosas se pueden decir de otra forma, pero no más claras. Camacho se refiere a Sánchez y da en la diana de su diagnóstico, porque es evidente que el presidente, además de necesitar un diagnóstico de un médico de salud mental, necesita un diagnóstico preciso del ciudadano. Y Camacho acierta por completo.

“Es un yonqui del poder, un hombre enganchado a la droga alucinógena del Falcon”. ¿Se puede ser más claro? ¿Se puede evidenciar mejor lo que sucede con la cabeza y la salud mental de un vanidoso, de un trepa, de un descerebrado? E Ignacio Camacho continúa su diagnóstico sin freno y sin dejar ni un solo calificativo por usar: “Sin el refrendo de las urnas nunca será otra cosa que un jugador de fortuna, un mandatario provisional, un arribista desahogado que tras beneficiarse de una carambola se atrinchera en el despacho”.

Pero la dureza de Camacho, a pesar de la riqueza de su lenguaje, no encontrará respuesta alguna en un cerebro como el que lleva dentro de su cabeza el innombrable Sánchez. Este incapaz, este vanidoso crónico que nos gobierna. Este cero a la izquierda en lo que se refiere a raciocinio e inteligencia no hará nada, mucho menos tomar la decisión que menos perjudique a los españoles, que no es otra que irse.

Este caradura que se cree el más alto y el más guapo. Este falsificador de doctorados y perdedor compulsivo de elecciones no dimitirá. Porque a pesar de que eso es lo mejor para España, es lo peor para su futuro político y profesional. ¿Cómo van a viajar en avión privado él y su churri a gastos pagados sin ser presidente?

 

Enlace directo al artículo de Ignacio Camacho: “La espiral“.