Ciudadano Rivera y House of Cards a la española

Hay q creerse genial, para, sin haber dado un palo al agua, ofrecerse a “enseñar a pescar a los andaluces”, y hay q ser psicópata, para hacer cualquier cosa con tal de ver tus deseos cumplidos, llevándose, como decimos algunos andaluces, “palante to lo q venga bien”.

Segundo político del PP obligado a dimitir por el regenerador de la política Albert Rivera, q es absuelto inocente, siguiendo con su estrategia populista y engañosa de venir a limpiar la política.

¿¡Alguien asume responsabilidades!?

Si analizamos detenidamente el asunto, veremos q es muy grave:

¡Aprovecho q necesitas mi apoyo -ojo!, no apoyo para algo particular o una cuestión insustancial, sino para nada menos q establecer de gobierno a un país, eh? Jugando con la estabilidad y el bienestar de 48 millones de personas- para acabar con un sr o sra inocentes, con tal de aparentar dureza contra la corrupción y ganar votos.

Otro caso como el de la exdiputada del PP Pilar Barreiro, q Rivera obligó a dimitir para apoyar al gobierno de Rajoy. Pilar Barreiro, además de diputada era alcaldesa de Cartagena, nada menos q desde 1995. O sea, q los cartagineses, q son el pueblo, q son la ciudadanía, q cuentan con soberanía , votan y deciden q su alcaldesa sea Barreiro durante 20 años, para q ahora venga un jovencito q jamás ha sido votado por sus vecinos, q jamás a trabajado por su pueblo, y aprovecha una oportunidad q le brinda un momento crucial del estado, para utilizar a una señora, inocente, con reputación y experiencia más que contrastada, como indican 20 años apoyada por tu pueblo, para retratarse como implacable contra la corrupción y así arañar unos cuantos votos, además de contribuir a desgastar al partido más votado, y elegido por el pueblo.

La ambición de Rivera es de manual de psicopatía, capaz de utilizar a las personas hasta el punto de hundirlas y acabar con sus carreras, a pesar de ser inocentes. Rivera se carga un principio básico y fundamental en una democracia, como es la presunción de inocencia. Rivera es capaz de poner en jaque la estabilidad política, económica y social de todo un país, como ha demostrado con sus exigencias para apoyar un gobierno de la nación, y como ha demostrado con retirar el apoyo a ese gobierno poco después, sencillamente porque las encuestas iban a su favor, con el fatídico resultado q ha tenido para los 48 millones de españoles, hoy, sufriendo un gobierno, en parálisis, y vendiendo los intereses generales con tal de mantener en el cargo a su presidente, cuyo único trabajo q está haciendo es, negociar apoyos de todo lo peor del arco parlamentario de cara a repetir en la presidencia del gobierno.

Todo esto, es justo lo contrario a venir a regenerar la política, más bien es, venir a traer la psicopatía a la política, la degeneración absoluta, donde se tumban a políticos inocentes elegidos por su pueblo, q es quien mejor les conoce. Degeneración hasta el punto de utilizar la gobernabilidad de una nación. Degeneración hasta el extremo de provocar la caída de un gobierno elegido por el pueblo, por tacticismo político y ambición personal, y a cualquier precio.

Rivera utiliza a personas inocentes.

Rivera acaba con carreras políticas de personas inocentes.

Rivera viola la soberanía del pueblo.

Rivera utiliza la gobernabilidad de una nación.

¡Rivera debería dimitir!

No solo no es regenerar la política, sino que, precisamente es lo contrario. Utilizar por tacticismo político a personas inocentes y llevarlo hasta las últimas consecuencias.

Un artículo de Antonio Perala