Padre de Marta del Castillo Pedro Sánchez Laura Luelmo
Pedro Sánchez y Antonio del Castillo junto a su hija Marta

Falso, cobarde y manipulador

El mensaje publicado por Pedro Sánchez desde su cuenta de Twitter en relación al asesinato de Laura Luelmo y a la prisión permanente es uno de los más falsos, cobardes y manipuladores de los que ha publicado el presidente, y mira que es difícil.

Según este vergonzoso presidente, la prisión permanente no ha evitado el asesinato de Laura Luelmo y anuncia medidas para mejorar la seguridad de las mujeres. Dos formas de manipular y de esconder la responsabilidad del gobierno.


En primer lugar, Bernardo Montoya ha podido asesinar a Laura Luelmo por no estar donde debía estar, y ese no es otro sitio que en la cárcel ya que este miserable no ha cumplido íntegra su pena, la que le correspondía por haber asesinado a una anciana. La prisión permanente no va a evitar nuevos asesinatos, lo que sí va a evitar es que los ya condenados por haber asesinado cometan más.

En segundo lugar habla este indocumentado de “violencia contra las mujeres” queriendo meter el asesinato de Laura en el saco de la vergonzosa Ley de Violencia de Género. Laura Luelmo y Bernardo Montoya no eran pareja. Montoya es un asesino, un delincuente que ha matado a una persona, en este caso a una mujer. Otra forma de disimular la incapacidad de unos gobernantes que no son capaces de endurecer unas leyes totalmente permisivas con el delincuente.

El comentario de Pedro Sánchez fue contestado de forma inmediata por Antonio del Castillo, padre de Marta del Castillo, con una certera respuesta que dejaba en evidencia al manipulador y “tonto” presidente Sánchez.


Lo dicho por Antonio del Castillo es la auténtica realidad de lo que ha sucedido con este asesinato. Una verdad incontestable que el presidente nunca podría rebatir, más que con mentiras, falacias y manipulaciones populistas y demagogas, que es en el terreno en el que mejor se mueve.

De lo que no se da cuenta ni Sánchez ni sus amigos podemitas es de que cada vez engalan a menos gente. De lo que no se dan cuenta es de que los españoles estamos despertando del letargo y ya no creemos ese tipo de discursos ramplones y falsos. Ya se lo han demostrado en Andalucía, en breve se lo demostraremos en toda España.