Carta abierta a Pablo Iglesias

Comparece Pablo Iglesias tras la debacle electoral de la izquierda (también de la extremista) en Andalucía. Soberbio, mezquino, serio y jodido. Lejos de entonar el mea culpa de Podemos y del PSOE de Susana Díaz y Pedro Sánchez, formaciones políticas exclusivamente responsables, por apoyarse en golpistas, independentistas y proetarras, del éxito electoral de VOX, llama a una movilización general al movimiento feminista, organizaciones de trabajadores, republicanos, movimientos LGTBI, etc contra la extrema derecha.

Y lo dice un tipo que afirmó que “azotaría a una mujer hasta hacerla sangrar”. Y lo dice un tipo que cuando quiso ser Vicepresidente y gobernar, no pidió ninguno de los Ministerios que son necesarios para cumplir un programa social, como Empleo, Sanidad, Hacienda y Educación. Muy al contrario, pidió para su partido el CNI, el Ministerio de Interior y la RTVE con la intención de controlar el ejército, la Guardia Civil, la Policía Nacional y los medios de comunicación, estos últimos, a buen seguro, para martillear nuestras mentes, día tras día, con morralla comunista barata, vestido seguramente con un chándal venezolano de su admirado líder Nicolás Maduro.

Y lo dice un tipo que adora y defiende las dictaduras de izquierdas como la venezolana, donde miles de ciudadanos pasan hambre y mueren diariamente. Y lo dice un tipo que se permite el lujo de llamar a la movilización a trabajadores y estudiantes desde su chalé de lujo de 600.000 euros. Pero, ¿no te da vergüenza?

¿Que llega la extrema derecha? Y tú y tu partido, ¿no sois la extrema izquierda? ¿Me explicas cuales peor de las dos? Si analizamos comparativamente en la historia las acciones de Franco (extrema derecha) y Stalin (extrema izquierda), Franco fue un niño de teta al lado de Josef Stalin, sin justificar a ninguno de los dictadores ni sus atrocidades. ¿No asesinó Stalin o dejó morir de hambre a 20 millones de “camaradas” rusos?. ¿Eres tú, Pablo Iglesias, menos peligroso que Santiago Abascal?:

Tú, Pablo Iglesias, eres escoria política, antiespañol, antidemócrata (lo vemos en como manejas tu partido), rencoroso, triste, patético… Rezumas odio y sarna política ante la imposibilidad de instaurar en España tu ansiada república dictatorial stalinista con su lema “todo el poder para los soviets” (habría que entender “para mí y dos más”).

Tu escasa inteligencia radica en haberte asegurado durante el resto de tu vida, con miles de votos de descontentos que no saben ni lo que votan, junto a tu chalé de lujo, el nivel de vida que llevas que, por cierto, no es el de un venezolano, sino el de un auténtico capitalista. Pero ahí termina todo. Eres tan simple que no das para más.

Eres un COBARDE llamando a la movilización a determinados colectivos para esconderte tras sus faldas. Y un necio. Asume tu derrota y la de izquierda podrida en Andalucía tras 40 años de gobierno. Deja de agitar a las masas y de crear mierda en las calles. Ya vivimos una guerra civil que quizás a ti, por tu rencor y odio, te encantaría revivir. Volverías a perderla iluso. Nadie, salvo chusma barata extremista, quiere hoy una guerra en España que nos pueda hacer perder todo aquello que nuestros padres y abuelos consiguieron con su esfuerzo.

Haz examen de conciencia, amigo de independentistas y etarras. Todo tiene un por qué. También lo de VOX en las elecciones andaluzas.

Hoy me viene a la cabeza una canción de los Hombres G: “Sufre Mamón”. Mientras, en Andalucía, hoy brilla el sol con vientos de cambio, a pesar de Pablo Iglesias.

 

Rafael Delgado Romero