Carmen Calvo ha pronunciado la frase más aberrante de este Gobierno

Hoy Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, ha comparecido en la Comisión de Igualdad del Senado. Y en la Cámara Alta ha pronunciado la frase más aberrante de este Gobierno. Concretamente Carmen Calvo ha dicho que “las mujeres tienen que ser creídas sí o sí” cuando denuncian un delito. ¡Ahí queda eso!

Carmen Calvo se ha puesto hoy la Constitución por montera, dejando claro que ella y el Gobierno de Pedro Sánchez no creen en la igualdad de las personas, pues le dan más credibilidad a la declaración de una mujer que a la de un hombre, pasándose por el forro la presunción de inocencia y todos los principios del Derecho penal. Según Calvo una mujer ha de ser creída “sí o sí” porque, según sus propias palabras, “proteger la libertad sexual de las mujeres implica aceptar la verdad de lo que dicen”, ahí es nada.


Me recuerdan estas declaraciones a las que hizo el comunista Alberto Garzón, cuando dijo que “un delincuente no puede ser de izquierdas”. A este atentado contra el Derecho ya le podemos añadir la frase de Carmen Calvo “las mujeres tienen que ser creídas sí o sí”. Esta es la izquierda que tenemos en España…

También se me viene a la cabeza lo mal que lo tuvo que pasar el que fuera ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, tras la denuncia de su ex mujer por malos tratos. Siguiendo la doctrina Calvo a esa mujer había que creerla “sí o sí”, aunque luego se demostrara que no era así. Al menos, y aunque suene fuerte, el que sufrió esta situación fue el que inició, de la mano de ZP, esta locura de leyes que han llevado a considerar culpable al hombre haga lo que haga, porque siempre se cree a la mujer.