Locutor de radio destroza argumentos progre

Un juego

El juego planteado por este locutor de radio tiene unas reglas tan sencillas que hasta un progre es capaz de entenderlas. El planteamiento es el siguiente, le puede insultar diciéndole lo que quiera pero sin citar una serie de palabras que el locutor tarda 25 segundos en revelar.

Es más que sencillo, deben insultar en base a su criterio propio y no usar palabras que hayan escuchado a otros, las habituales que dicen todos los partidos de izquierdas tipo Podemos. Le invita a pensar por él mismo y a tener criterio propio y no el criterio de los que le caen bien.

El resultado es más que evidente. El incauto progre, Luciano, se queda sin palabras y sin saber que decir. Si no usa las típicas palabrejas dictadas por la dictadura progre, no dice nada. No es capaz de pensar por si mismo, es incapaz de idear un discurso diferente al que escucha por radio y televisión.

No es más que un alienado que lo único que pretende es ir a la moda y arrimarse al sol que más calienta en estos momentos. Un pobre indigente mental sin la suficiente imaginación como para idear ningún tipo de argumentario por sí mismo.

Un pobre progre sin cerebro, de esos que tanto abundan por la calle y sobre todo por las redes sociales. De esos que tanto gustan a la extrema izquierda comunista dominante.