argentina

A través de la presente nota, nos proponemos denunciar el doble discurso de la progresía gobernante. Mientras arrecia la campaña contra la Iglesia Católica y se pide retirar imágenes de la Santísima Virgen; como también de crucifijos de los lugares públicos; el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Sr. Rodríguez Larreta, festeja en forma oficial la celebración hebrea conocida como “Janucá” y llena de candelabros las plazas de la ciudad de Buenos Aires. Repudiamos sin más este doble discurso. Dicho rechazo se funda en que la mencionada fiesta es totalmente ajena a la idiosincrasia, tradición y creencia del pueblo argentino que es abrumadoramente cristiano, más aún, católico apostólico y romano. Es en estos días que nuestro pueblo celebra la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo, y resulta extraño – y hasta provocativo- que el Sr. Jefe de Gobierno haya decidido emplazar en los parques de nuestra ciudad candelabros y no pesebres o crucifijos, de forma tal que pareciera quererse opacar o reemplazar la Navidad cristiana por la Janucá hebrea.

Todas las comunidades religiosas tienen derecho a conmemorar, recordar, y adorar a su Dios en sus respectivas fiestas, pero de ningún modo puede dársele a una de ellas carácter preponderante, a excepción del catolicismo, por ser la religión que profesan la mayoría de los argentinos y la que sostiene el Estado Nacional en la Constitución Nacional:

“Art. 2º.- El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano”.

Por lo tanto, denunciamos este avasallamiento contra la cultura y la creencia popular que, sin duda, apunta a la desintegración de nuestro ser nacional a través del caballo de Troya del multiculturalismo.

Un artículo de Federico Addisi